lunes, 6 de noviembre de 2017

EL DOMADOR DE NUBES DE PILAR FERNÁNDEZ SENAC



Sinopsis:

En Septen necesitan al Domador de Nubes, sólo él puede ayudarles a recuperar lo que han perdido.

Él cree que es un trabajo más, que tan sólo deberá enseñar a sus habitantes a convivir con la naturaleza, a cuidarla. Sin embargo, todo su mundo cambiará cuando conozca a Aurora. Tendrá que enfrentarse a sus propios miedos, atreverse a sentir lo que hace mucho tiempo se prohibió, y admitir que, alguien como él, también se equivoca.

Aurora conocerá un mundo diferente gracias al Domador de Nubes, pero descubrirá que el amor duele, que olvidar no es fácil y perdonar menos aún; tendrá que elegir qué vida quiere y pelear por conseguirla.

Una daga que otorga la inmortalidad, Los Buscadores de Amrit, humanos que están desde el principio del tiempo al servicio de la tierra, seres sobrenaturales, un amor profundo que debe enfrentar varias batallas y mucho más, es lo que puedes encontrar entre estas páginas. Todo ello contado con una prosa pausada, íntima y poética, con unas descripciones mágicas que te harán creer que lo que aquí lees, no es sólo una historia más.

Mis impresiones:

Descargué la novela de Pilar porque tenía un recuerdo maravilloso de Como diente de león, su anterior obra y sabía que su prosa me llevaría de la mano. Y así ha sido, durante unos días he paseado con ella por este mundo imaginario que crea para contarnos una fábula en la que confluyen una bonita historia de amor y amistad, aventuras y preocupación por la Naturaleza y el trato que le damos.

Y el intenso dilema del protagonista.

Antes de seguir quiero decir que El domador de nubes es una historia fantástica. El título me encantó, me pareció muy sugerente para una novela, aunque al principio, como es normal en mí, ni siquiera había leído la sinopsis.

¿Qué cuenta la novela? En Septen los campos se mueren de sed, la lluvia hace mucho que no los visita y, desesperados, buscan ayuda. Sando, uno de los habitantes de ese lugar que agoniza, les habla de un hombre excepcional que sabe convocar la lluvia. Lo conoció cuando era joven, cuando navegaba a bordo del Sueños. Él sabrá darle la solución que necesita a la tierra para que vuelva a ser fértil y puedan seguir viviendo de ella.

Levan acude a su llamada.

Sando no sabe qué pensar cuando le ve: Levan no ha cambiado nada desde que se conocieron. Mientras que él ha envejecido, Levan sigue pareciendo un muchacho de la edad de su hija Aurora. Levan le confiesa que tiene un secreto: es inmortal. Su capacidad para convocar a las nubes, la lluvia y la nieve, de devolverle a la Naturaleza el equilibrio, no es gratis. Por eso, cuando se da cuenta de que Aurora le gusta (y él a ella) intentará evitarla. Ser inmortal tiene un precio altísimo: ver morir a las personas que ama.

Levan decide ayudar y, en cuanto termine su labor, marcharse muy lejos para no hacer daño a Aurora y a sí mismo. Una vez reestablecido el equilibrio, se marcha. Pero el equilibrio también lo necesita su vida, así que tendrá que resolver esa parte.

La novela tiene frases muy bonitas, como he dicho antes se lee sola y, aunque no te guste la fantasía, el dilema de los personajes la hace atractiva para un público más amplio. Es una historia amable, con su llamada de atención ecologista.

Felicidades, Pilar. Te seguiré leyendo.

Si queréis ver el booktrailer, aquí.

6 comentarios:

  1. Lo tengo desde que lo sacó pero siempre hay algo que se cruza, un libro o la viida con sus 'magíficas' y largas etapas. Espero que llegue pronto, suena muy bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que también has leído Como diente de león. Son muy distintos, pero conserva la manera de escribir de Pilar, el mimo que le pone a las frases. Sé que lo disfrutarás, aunque no sea de las típicas historias que lees.

      Un beso

      Eliminar
  2. Te he leído con ganas porque no conocía ni autora ni título, y no niego que no sea interesante, hasta que he leído la última parte, porque lo paranormal no es algo que me atraiga de por sí.
    Aún y todo, me lo anoto, porque los gustos lectores cambian y una no sabe en qué momento le puede apetecer.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, yo llegué a Como diente de león sin tener ni idea de quién era ella ni de qué iba el libro (casi siempre llego así a las lecturas, tampoco es novedad) y lo empecé un mal día. En serio, uno de esos días en los que no te salen las cosas ni medio bien, que mandarías todo a paseo. Muchas veces, esos días soy incapaz de leer, me cuesta centrarme en la historia, pero con esa novela al contrario, me sumergí en sus páginas y las disfrute muchísimo. Quizá por eso guardo un recuerdo estupendo de ella y de Pilar Fernández Senac. Si no te animas con la fantasía, busca la otra, mira la sinopsis y decide. De verdad, es una de esas novelas mágicas que aparecen de vez en cuando, donde la magia no está en que sea una historia de fantasía, sino en lo que te hace sentir.

      Un beso

      Eliminar
    2. Y si no te apetece, pues no pasa nada, leer novelas es un acto voluntario.

      Eliminar
  3. Pues no he leído nada de la autora y lo cuentas tan bien, que no me importaría estrenarme con esta novela.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Si dejas tu comentario, entenderé que aceptas formar parte del reflejo de este espejo.