miércoles, 15 de noviembre de 2017

¿ES NECESARIA UNA WEB DE ESCRITOR?



Estaba dando un paseo con mi perro esta tarde, cuando he recordado que tengo una web de autora.

Como lo oís, hasta yo me he sorprendido cuando me he acordado.

Tiene fotos en las que salgo guapa -porque solo puse aquellas en las que salí bien-, todos mis libros, unos cuantos relatos que regalo desde ella, sus pestañas, mi biografía... o eso creo, porque por ella no paso ni yo. De hecho, no entraba nadie y por eso dejé de pensar en ella.

¿A qué viene todo esto? Pues a que no paro de leer por todas partes que si quiero dedicarme de verdad, en serio, con toda mi energía, con toda la profesionalidad del mundo a esto de la escritura, tengo que tener una web de escritora. Un blog está bien para el principio, pero lo profesional es tener una web. Casi antes de publicar el primer libro.

Te da una pátina respetable de persona seria, que un blog, por supuesto, no te otorga. La web es como llevar zapatos de tacón, mientras que el blog es... vivir en zapatillas.

Madre mía. Ya llevo ocho libros, tres de ellos con editorial (Ediciones B y HarperCollins Ibérica) y no me gusta tener una web. Sigo, sin embargo, tan feliz aquí, en mi espejo, atravesándolo sin ton ni son, dando bandazos de un tema a otro sin orden ni concierto -lo mismo reseño un libro como reflejo un pensamiento o hago la crónica de un evento literario.

Nunca voy a ser una escritora seria.

Toda esperanza está perdida.

Bueno, tal vez nunca logre ser una escritora, porque para mí esta palabra, cuando la leo, me conduce el pensamiento a personas como Unamuno, Valle-Inclán, Machado, Baroja, Galdós, Pardo Bazán... y a esos no hay quien se acerque ni en los sueños más especiales. Y tampoco a los Follet o a los Pérez-Reverte, por ser más actual y más mercantilista, que estos venden libros a patadas. Yo no sé ser escritora de estos tiempos. Soy un desastre con el marketing, me interesa mucho menos que la ortografía. Cuando me hablan de posicionamiento web se me abre mucho la boca, desde luego no me despierta tanto interés como estudiar a una generación literaria y prefiero pararme a planificar historias para escribirlas que trazar estrategias de venta.

Lo llevo claro.

Y a todo esto, he venido aquí a ver si conseguía responderme a la pregunta que titula la entrada, y no he llegado a ninguna conclusión.

¿Vosotros creéis que hace falta?

14 comentarios:

  1. Creo que no sobra, sin ser imprescindible.
    Yo no suelo entrar en las páginas de autor. Se me olvida, pero están ahí cuando quiero buscar algo.
    No sé si te servirá mi respuesta, estoy un poco espesa.
    Besitos 😘.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, página de autor no, web de autor. Son dos cosas distintas!!

      Eliminar
  2. Lo veo como una herramienta más, pero no creo que sea imprescindible. Al menos en mi caso, poquito me acerco a las webs de autores, sinceramente.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  3. Buenos días. Yo sí considero que es una herramienta importante, no fundamental pero sí importante. De hecho, las visito a menudo cuando me apetece saber más del autor de una obra que acabe de leer. Me resulta muy interesante. Y si hay enlaces a vídeos o audios con entrevistas lo veo y lo escucho todo. Soy muy curiosa en el aspecto literario. Te dejo mi reflejo por si te ayuda algo. Un beso, Mayte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leo en muchos sitios que hay que tenerla, pero ya te digo que, aunque la tengo, no me siento cómoda en ella, me parece muy impersonal. Por eso creo que me aferro al blog, porque aquí sí nado cual pececillo en un lago cómodo. Tampoco soy mucho de buscar las de otros autores, aunque sí los blogs. Por alguna razón los siento más cercanos.

      Un beso!

      Eliminar
  4. Yo creo que para ser escritora, lo que hace falta es escribir, no vivir de ello. Me sienta muy mal (en el buen sentido) cuando dices que no puedes soñar ni acercarte a Valle-Inclán o Pardo Bazán. Bien. Ellos tuvieron su tiempo, son unos grandes de la literatura, es verdad; pero ahora es tu momento. Escribe, deleitanos con tus historias, y deja las webs y el márketing. Los que te leemos estaremos aquí, con página web, blog, márketing y sin él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si bien dejadas están, no me entero de nada y desde mi torpeza digital les veo poca utilidad. Lo que pasa es que los paseos con Ulises dan para mucho, como no me habla, pienso.

      En ello estoy, en lo de escribir, pero como borro más que escribo, tardaré aún en tener una novela. A menos que suceda un milagro de esos de Navidad.

      Besos

      Eliminar
  5. Pues si no lo sabe usted, señora escritora...
    Escribe y punto. Y se feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso intento. Lo que pasa es que, como la imaginación la tengo muy desarrollada y dispongo de ratos tontos, me da por pensar idioteces. Un día me imaginé a Unamuno leyendo una crítica en Amazon de La tía Tula, en la que un lector le recriminaba varios leísmos y la escasa atención que pone en el sexo de los niños que aparecen en la novela (le importa tan poco que se lo cambia) y le veía enfurecido, escribiendo una nivola sobre el tema.

      Vaya, que no hay que hacerme mucho caso, jajaja.

      Eliminar
  6. Supongo que quien dice que es necesaria, ¿será alguien que se dedique a promocionar? Lo pregunto desde el total desconocimiento.
    Yo creo que si a ti te funciona bien no tenerla (o tenerla y no usarla) y estás mejor o te hace más feliz escribir en este rinconcito, que es muy tuyo, deberías de seguir haciéndolo así y fuera.
    Creo que muchas veces se tiene en cuenta lo mismo de siempre, NÚMERO, pero ¿y sensaciones? ¿y sentimientos? Quizá (que no sé si es el caso) vender menos ejemplares que otros escritores que sí tienen página web te hace más feliz que tenerla. y además, y simplificando, ES ESCRITOR QUIEN ESCRIBE. Y punto. De qué medios se sirva para llegar a ello a mí me parece absolutamente irrelevante.
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las sensaciones, y eso lo hemos hablado en comentarios de este blog y del tuyo, tienen que ser siempre lo primero, lo que te haga sentir a ti. Este espacio a mí me llena, mientras que la web no me dice nada. Es verdad, quizá sea para vender, pero hace tiempo que entendí que no estoy aquí por eso, así que sí, me quedo con el blog y que la otra página se quede ahí. Si lo recuerdo, la actualizaré, si no... pues no pasa nada.

      Besos!

      Eliminar
  7. Dicen que una web es necesaria, pero en mi caso no me ha servido de nada. Nadie la visita y yo no la alimento con noticias. Mi blog en cambio recibe visitas a diario y me siento más cómoda y cercana a mis lectores.
    Tú eres una magnífica escritora, es lo que importa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que no soy la única, Blanca. A veces lees las cosas tantas veces que acabas interiorizándolas como verdades absolutas. De verdad creo que un blog como los nuestros es una herramienta mucho mejor, más próxima que la frialdad de ese escaparate que, al final, ni siquiera dice nada de ti. Es cierta una cosa, no corres riesgos con la web, porque no opinas apenas. Nosotras nos mojamos cada día y creo que eso es necesario. Pasión en lo que hacemos. A mí me gusta escribir y observar y este blog me ha permitido compartir mis observaciones con gente de cualquier lugar del planeta.

      Un privilegio absoluto.

      Muchos besos!

      Eliminar

Si dejas tu comentario, entenderé que aceptas formar parte del reflejo de este espejo.