sábado, 22 de septiembre de 2012

DE AUTORES, LECTORES, CAMBIOS Y ESTUDIOS SIN VALOR CIENTÍFICO.


               El tema de la semana está siendo la "crítica" a los autoeditados por parte de un escritor en su blog, derivado de un estudio que ha hecho (como los míos, sin ánimo demasiado científico) leyéndose los fragmentos gratuitos de 25 obras de las que están habitualmente en el top 100 de Amazon España. Ha salvado del todo uno de los libros (de una autora, dice), media docena le ha parecido que no estaban mal y el resto… pues con el resto ha hecho pupa sin pretenderlo, sin dar nombres. Al menos a mí me lo pareció al leer el artículo, no creo que fuera su intención final. Todo esto que he resumido al máximo ha generado debates y entradas secuela en otros blogs. Iba a poner enlaces de todo esto, pero ya está en TW, en FB y a este paso estará hasta en el telediario de las tres. No lo haré.

               No hay mucho que añadir a lo dicho ya. Amazon nos brinda una oportunidad, quienes escribimos (y podemos por no estar vinculados a ningún contrato que nos lo impida) la tomamos libremente y el lector será el que juzgue.

               No hay más.

               Si el lector es inteligente no se dejará engañar por batallones de comentarios positivos. Si es un lector de calidad y lo que se encuentra no le gusta, podrá hacer lo que se hace con un libro de papel: cerrarlo y colocarlo de nuevo en la estantería. Y a otro. Con la ventaja de que le habrá costado mucho menos y no tendrá que limpiarle el polvo. Sin histerismos, ni rasgarse las vestiduras porque en esta vida hay muchas cosas imperfectas. Puedes ir a comprar manzanas y alguna te sale podrida y no por ello le escribes una carta al agricultor recomendándole un herbicida mejor. O tampoco te dedicas a ir dejando comentarios en las redes sociales, sobre lo descuidados que se están volviendo los campesinos y el poco respeto que tiene con los consumidores de manzanas que de vez en cuando viene una imperfecta en la bolsa.

               Digo yo.

               Pero a lo que quería ir es a una de las entradas de esos blogs, hay una que me ha gustado porque no es la exposición de una opinión, sino literatura. Un relato sobre este tema. La ha escrito Ríos Ferrer en su blog, Secuencia y Palabra. Se llama Autoeditados; esos malditos. Me gusta por la metáfora del caballo de Troya y porque convierte esta historia que tantas opiniones ha generado, en un cuento. Porque mira las cosas con calma y con mesura. Y porque para mi sorpresa, aparece mi nombre por ahí, codeándose "con desparpajo, con los Ken Follet, Las sombras de Grey, María Dueñas, Pérez-Reverte, Matilde Asensi, Zafón o Julia Navarro".

               Lo más curioso, lo que más me ha llamado la atención, no ha sido eso, sino este párrafo:
               "Y Amazon comenzó a crear un sistema, que permitía llegar a vender un libro en lugares insospechados nunca. Y con una distribución imposible económicamente para nadie, bajo su aspecto físico y fuera de la red. El lugar más recóndito, inaccesible, pero con internet, era un cliente en potencia. Inalcanzable para la distribución tradicional. Desencadenando de inmediato la lucha entre las novedades auto editadas y las novedades editoriales que apenas alcanzaban las doscientas unidades de tirada – salvo honrosas excepciones– o en el mejor de los casos, y a ser posible, con premio detrás; las quinientas". 

               Me ha hecho sonreír por algo que hice hace poco. El otro día saqué la calculadora. La arena del reloj, la novela con menos pretensiones de serlo jamás que he escrito en mi vida, el libro que estaba destinado a un cajón porque no tenía el perfil de ser nada más que un libro de familia… ese libro chiquitito, lleva bastantes más de esas doscientas unidades en papel, cifra en estos momentos irrisoria comparada con las ventas digitales que ha logrado en cinco meses. Y eso que no hay una editorial detrás, ni un editor, ni una distribuidora… Y eso que nunca lo he pretendido. Y eso que se han distribuido en mano, uno a uno. Y eso que la única promoción ha sido el boca-oreja, este blog y los que se han sumado a apoyarme (sin conocerme de nada la mayoría) y las redes sociales, sin campañas de esas de anuncios en la tele o mesas llenas de libros en la trayectoria de entrada de las librerías, para que tropieces con ellos sí o sí. Con respecto a la promoción, diré que pienso seguir dando el coñazo, así que si a alguien le molesto con mis links que me borre de sus amigos. No se lo tendré en cuenta. De verdad.

               No sé si esto que me ha pasado es tener tanto éxito como para "codearse" con Ken Follet, la verdad.

               No sé qué pensar.

               Ni de esto, ni de la polémica.

               Probablemente lo que siempre digo.

               Tiempo, perspectiva.

               Paciencia para que las aguas se calmen y entendamos de verdad este fenómeno.

               Pienso en esto hace un año, cuando los autoeditados éramos tan pocos que algunos salían en las noticias como un fenómeno curioso. Recuerdo nombres y voy dándome cuenta cómo algunos se diluyen a favor de otros nuevos. Veo como algunos siguen ahí, cada vez más grandes, mientras que otros se van olvidando. Cierro los ojos, pienso en septiembre de 2013 y estoy segura de una cosa: el mundo no para y quizá tampoco los nombres sean los mismos.

               Quizá, ni yo misma estaré ya aquí.

18 comentarios:

  1. Pocos autoeditados he leído, tu "Medallón de la Magia" es uno de ellos y como bien sabes me gustó mucho. Yo no tengo Kindle, pero me parece estupendo que Amazon os dé la oportunidad que os están negando las editoriales tradicionales. Un libro autoeditado no tiene por qué ser malo igual que un texto escrito por un escritor consagrado tiene que ser la octava maravilla. Me paso a ver ese artículo que te menciona.

    Un beso shakiano!!

    ResponderEliminar
  2. Creo que todos estos debates lo único que hacen es perjudicar a todos en general, a mí como lectora he de reconocer que este tema no me afecta mucho, no me critican a mí y yo voy a seguir leyendo lo que quiera pero pienso que cada uno es libre tanto de comprar como de vender lo que le apetezca... es la ley de la oferta y la demanda. Y quien piense que en Amazon no hay calidad o que los comentarios son falsos pues que no los lea, yo por ejemplo muy pocas veces me paro a leer los comentarios de las plataformas que venden libros, me guío más por redes como Lecturalia, Entrelectores, Anobii y los blogs que tengo como referencia
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. ¡Ayyyyyyyyyyyy, Mayte, guapa! Me quedo con lo positivo. La última frase, la borro. Besito.

    ResponderEliminar
  4. Hola, muy buenas tardes, ¿cómo se presenta la semana? Espero que genial, al igual que tu bello e interesante blog. Me ha gustado mucho esta entrada y algunas de las anteriores (las que he tenido tiempo de leer, claro), ¡muy buen blog! Ya tienes una seguidora más. Te deseo mucha suerte y espero que pronto subas un nuevo texto y nos vuelvas a sorprender. ¡Enhorabuena!

    Ahora, si me lo permites y eres tan amable, me gustaría invitarte a mi blog - ¡DIARIO DE UNA CHICA POSITIVA! - si te gusta leer una literatura personal y muy optimista (microrrelatos, reflexiones, poemas, relatos, cartas), también podrás hacer peticiones literarias y hacer publicidad de tu blogspot en la pestaña "Aquí tu blog":

    http://insolitadimension.blogspot.com.es/

    Un abrazo fuerte desde Málaga (España)

    ResponderEliminar
  5. Estoy con Koncha, la última frase hay que borrarla! Sobre esta nueva crítica a los autoeditados... Ni me había enterado, pero por lo que te leo, supongo que habrá subido las visitas y los comentarios de ese blog como la espuma... Que es lo que se persigue al tratar temas como estos. Y supongo también que a las editoriales mucho no les gustará este nuevo fenómeno pero es la única opción que ellos mismos han dejado para quien quiera hacerse un hueco. Luego si un autor se mantieno o no, pues supongo como en todos los trabajos, si vale seguirá y si no vale... Pero al menos ha tenido la oportunidad. Y en tu caso ya has demostrado lo que vales, que te codeas hasta con Follet! Te veremos en septiembre del año que viene y del otro y del otro y del otro... Hasta cuando tú quieras.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Yo paso de todos estos debates x k para gusto, están los colores...

    Que sea el mismo lector el que decida si el libro que ha leido le ha gustado... Tanto la trama como la forma de ser narrado, independientemente de si ha sido auto-publicado o publicado bajo un sello editorial.

    No hace falta ser un escritor profesional, con carrera sobre literatura y todo ese rollo, para escribir una buena historia y enganchar a los lectores... K al fin y al cabo, es lo que cuenta.

    Apoyo Amazon al 100 por cien, y aquel que lo critique, no sabe ni de lo que habla, jajaja

    Saludos guapa y asias por el post!

    ResponderEliminar
  7. El mundo está lleno de críticas, autoeditados, coeditados, amazon, tagus... unos miran a otros y falta muchas veces solidaridad.
    Las críticas si son constructivas no se hacen tan en público, a mi no me ha gustado esa entrada que comentas, pero es una opinión... como las que critica en ella.
    Al final, como bien dices, todo depende del tiempo y la perseverancia y la suerte. Pero hay gente muy válida que la encontramos en los sitios más insospechados.
    Beoss

    ResponderEliminar
  8. Creo que simplemente es una opinión. Por tanto no importa demasiado. Lo que sí importan son las opiniones de quien lee una obra tuya entera y sabe expresarla con respeto. Además, todavía no he visto ningún joven de 12 años Premio Nobel de Literatura.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Eso es lo que creo yo, Shaka, que a cada cosa hay que darle su valor siempre conociéndolo de primera mano, y no por lo que oigas.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Tatty, exacto, la ley de la oferta y la demanda sigue rigiendo el mercado. Cada uno es libre de hacer con su dinero y con su tiempo lo que le parezca.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Koncha, un año da para mucho, no es pesimismo, es lo que estoy detectando. Gente de la que se hablaba mucho hace un año se han ido diluyendo porque la oferta es muy amplia, el camino muy complicado y si encima encuentras piedras del tamaño de la catedral de Burgos es fácil rendirse.

    De momento, no me rindo, no te preocupes. Cabezota soy un rato.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Melodi, eso de ponerle a tu blog, Diario de una chica positiva ya suena bien.

    Me pasaré a verlo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Margari, el talento a veces no tiene mucho que ver con las ventas y los puestos en las listas de los más vendidos. Sin embargo contamos con el tiempo, que hace milagros. Lo pone todo en su sitio, al margen de intensas campañas de marketing o golpes de suerte ocasionales. Por eso quiero ver qué pasará.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Dulce, a mí también me cansan todas estas cosas, pero quería reflexionar un poco sobre ello. Sobre todo quiero dejarlo aquí para volver dentro de un tiempo, a ver qué ha sido de esto.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Mientrasleo, la falta de solidaridad en este oficio no la entenderé nunca, porque los gustos de los lectores no son los mismos y creo que novelas que son muy diferentes, o muy parecidas, da igual, le pueden gustar siempre a alguien. No entiendo la competencia salvaje pero veo que hay mucha envidia, mucho más que alegrarse por lo que van consiguiendo los demás. A eso no me apunto, a la envidia, y a lo segundo sí. El talento de otros no le resta nada al tuyo pero tus malos sentimientos pueden acabar haciendo daño a quien menos quieres que se lo hagan: a ti mismo.

    besos

    ResponderEliminar
  16. Pakiko, no hemos visto premios nobel de esa edad es verdad... Creo que en todo esto hay un gran falta de paciencia, y eso que está claro que el oficio de escritor debe ser los pocos para el que viene bien cumplir años.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Mayte, me han gustado tus reflexiones. Sin duda, este tema da para muchas horas de charlas y otras tantas para poner las conclusiones por escrito. Ya en cierta ocasión opiné sobre este tema, de lo que acabé arrepintiéndome. Así que, como dice Tatty, voy a seguir leyendo lo que quiera. :) ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  18. El señor crítico suele ser un escritor frustrado. No le demos más vueltas o se va a creer un demiurgo.
    Mayte, no desesperes porque no merece la pena. Tú sigue escribiendo mientras te motive.
    Un beso.

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?