miércoles, 17 de octubre de 2012

SIN PAGA, NADIE PAGA (AQUÍ NO PAGA NADIE) DE DARÍO FO.



El otro día fui al teatro. Era una actividad que tenía abandonada y que quería recuperar. Durante años asistí a representaciones teatrales de manera muy frecuente pero en los últimos tiempos no había podido hacerlo y sentada en el patio de butacas del teatro Infanta Isabel de Madrid me sentía casi tan nerviosa como los actores. Era como si yo también formase parte del espectáculo (de hecho, creo que en el teatro el público es tan importante como la compañía que ocupa el escenario) y fuera mi vuelta a escena. Bueno, más bien al patio de butacas…

Llegamos con tiempo, incluso de más a pesar de que costó lo suyo encontrar un sitio donde abandonar el coche (que aún tenía ruedas), más que nada porque en los tiempos convulsos que vivimos, tropezamos con una manifestación que obligó a dar vueltas por calles de Madrid por las que jamás había pasado y durante un tiempo tuve la sensación de que con tanta vuelta sería incapaz de orientarme para ubicar el teatro. Menos mal que no iba sola.

Finalmente, encontramos el Infanta Isabel.

La representación comenzó puntual y los actores empezaron a mostrarnos la obra. Sabía, como todos los que llenaban el teatro, que se trataba de una comedia. Yo, prudente, esperé para reírme cuando las palabras de los actores me condujeran a este estado, pero había un espectador, dos filas más atrás, que no lo hizo. Se había aprendido que allí se venía a reír y se lo tomó como un trabajo. Durante los primeros minutos se dedicó a carcajearse a destiempo y en un momento me di la vuelta tratando de encontrar la razón por la que interrumpía la tranquilidad con su reacción demasiado fuera de lugar. Por suerte, a medida que iba avanzando la obra, surgieron muchos momentos en los que el resto del respetable, menos alterado que este señor, acompañaron con carcajadas los distintos gags (a tiempo) y no se volvió a notar la presencia de este alegre ciudadano. Ya sí se reían cuando era normal hacerlo y me pude olvidar de él.

La obra, Sin paga, nadie paga (aquí no paga nadie) es de Darío Fo. Fue escrita en los años 70 pero las cuestiones que plantea son tan actuales (no sé si habrá alguien en este momento que no sepa que estamos en crisis) que el texto sólo ha necesitado una mínima revisión para convertirse en algo absolutamente del presente. La revisión de esta divertidísima sátira social ha sido hecha por el mismo autor y su mujer, Franca Ramé, y los actores que interpretan a los personajes son Pablo Carbonell,  María Isasi, Marina San José, Carlos Heredia e Israel Frías.

El argumento parte de la subida de los precios exagerada que día a día tienen que hacer frente los habitantes de un país en crisis. Ante la situación, un grupo de personas decide llevarse de los supermercados los productos básicos, entre ellos, Antonia (María Isasi). Sin embargo, tiene un problema ya que su marido, Juan, (Pablo Carbonell), es muy estricto y está segura de que no lo va a entender. Su desatada imaginación inventa una historia surrealista para evitar que descubra que ella ha sido una de las que se ha marchado del super sin pagar, que acaba haciéndole creer y que desencadena todos los equívocos, que no son más que la excusa para hacer una crítica a la situación actual. Aunque como digo, la obra fue escrita hace casi 40 años, se convierte en algo muy actual debido a todo lo que estamos viviendo en estos momentos.

Los actores estuvieron muy bien, me gustó cómo en algunas ocasiones puntuales incluso improvisaban (Pablo Carbonell salió del paso cuando una parte del atrezzo se movió de más con la soltura que le dan tantos años vinculado al mundo del espectáculo). Genial también es ver a Carlos Heredia interpretar hasta cuatro personajes diferentes. No sé si como dijeron se trata de una compañía "cutre de bajo presupuesto" pero el caso es que me pareció de lo más divertido.

Los noventa minutos de representación se me hicieron cortos y me quedé con ganas de volver pronto al teatro.

A la salida hice otra cosa que hacía siglos que tenía olvidada: quedarme en Madrid, pasear de noche por sus calles, ir a tomar algo con amigos y volver a casa de madrugada. Nada especial para quienes lo repitan cada fin de semana pero un soplo de aire fresco para alguien como yo, que ha ido perdiendo la costumbre.

10 comentarios:

  1. Pues llevo tiempo sin ir al teatro también y mira que me gusta. A ver si me doy un caprichito antes de que termine el año. Y ya lo de salir por la noche... Lo hice hace poquito y porque fuí a una despedida. Y me veía hasta rara, sin pareja, sin niña... ¡Qué vieja estoy...!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Hace tiempo que no voy al teatro y extraño esas sensaciones. Puede que me anime.
    Y lo de salir... a veces sí, a veces no... A veces llego al viernes tan cansada de una semana pesada que me siento incluso más vieja de lo que soy... Pero me encanta cuando me animo a quedarme en la ciudad en vez de regresar de inmediato a mi pequeño pueblo...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Qué bien sienta disfrutar de un día diferente y tan placentero! A mí me encanta el teatro, pero últimamente no voy demasiado, no hay ninguna obra que me llame demasiado.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho el teatro pero las crisis le pasan factura en primer lugar a este tipo de espectáculos. La obra tiene una pinta excelente, habrá que intentar buscar una excusa inuludible que justifique el gasto. Y de paso la cena, el paseo y las copas.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que de vez en cuando viene bien darse algún capricho de estos. Había pensado hacerlo con más frecuencia, pero con la faena que me han hecho con el coche, creo que tendrá que esperar un poco.

    La obra está genial, o es que a lo mejor yo soy fan del teatro del absurdo...

    La recomiendo, sirve para reír y desestresarse, relativizar estos tiempos extraños que nos está tocando vivir.

    Besos a todas

    ResponderEliminar
  6. Me alegro de que disfrutaras tanto. ya te hacía falta airearte y olvidarte de todo por unas horas. Ojalá encontrara un hueco para ver esa obra con Raúl. Me han dado ganas... Me encanta Darío Fo.

    ResponderEliminar
  7. Dácil, tú sabes mejor que ellas la falta que me hace y lo bien que me vino esa noche de teatro. Espero que los trastornos de los últimos tiempos se resuelvan satisfactoriamente y pueda volver a disponer de recursos para repetir una velada en el teatro. Si lo consigo, ¿convences a Raúl para ir los cuatro juntos?

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Raúl iría encantado ¡No hay que convencerle! Conectó mucho con vosotros en la Feria del Libro. Y yo también iría encantada. El único problema a día de hoy es qu eno tenemos canguro para los niños. Mi suegra se ha declarado demasiado mayor como para hacer frente a mis dos fieras a la vez y mi madre vive muy lejos. Cuando se venga de Las Palmas te llamo para aprovechar la oportunidad. Mientras tanto podemos quedar en algún lugar o evento dónde se lo pasen bien los niños. No importa el lugar sino la compañía :)

    ResponderEliminar
  9. La obra fue escrita para 5 actores, uno de ellos a repetir varios personajes e incluso se hace broma de ello. Así q de cutre nada...

    ResponderEliminar
  10. ¡No digo yo lo de cutre! Lo dijeron ellos en la representación!!!!

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?