lunes, 19 de noviembre de 2012

EL JUCIO DE DIOS DE RÍOS FERRER.



Sinopsis (extraída de Amazon):

VATICANO. Un secreto guardado durante siglos y una mujer sola, enfrentada a un mundo despiadado regido por la ambición y el poder. Sus preguntas no iban a obtener respuesta, pero provocarían que la más dura batalla legal de la Historia, estuviera a punto de producirse. Los mejores abogados del mundo estaban preparados. Los de la Iglesia; para impedirlo.

Mi opinión:

El Juicio de Dios es una de esas novelas que desde que la vi por primera vez me atrajo. Quería saber qué se ocultaba tras una sinopsis tan osada, una mujer que se atreve a ponerle una demanda, nada más y nada menos, que al dios de los católicos. Fui leyendo otros libros este verano y cuando encontré unos días tranquilos, en los que pudiera centrarme de verdad en lo que tenía en mis manos, empecé con la novela de Ríos Ferrer.

A veces, antes de leer, sé cómo escriben los autores porque sigo sus blogs personales. Considero que son una herramienta que toda persona que se quiera dedicar en serio a esto (los que de verdad sienten que escribir forma parte de su alma) deberían tener. Da igual lo que nos cuenten en ellos: reseñas, reflexiones o promoción de su novela. En los blogs están las palabras y el estilo del autor y sirven para tener una impresión de lo que hacen. En el caso de Ríos Ferrer, su blog fue decisivo para mí (Secuencia y Palabra). Sus pequeños relatos, que nos regala de vez en cuando, me decían que me gustaba cómo escribe, que cuando tuviera su novela en mis manos, la disfrutaría. No me equivoqué. La he disfrutado tanto como esas pequeñas grandes historias del blog. Una de ellas, latableta de chocolate, creo que es uno de los cuentos cortos que más me han gustado en los últimos tiempos.

La novela tiene una complicada secuencia temporal, que va dando saltos del pasado al presente. Empieza en 1578, en Dinamarca. Hans Fenrisulven tiene una misión que cumplir en el castillo de Kronborg y el premio a su diligencia será algo que en absoluto espera. Tras este impactante principio la novela entra en el prólogo, se traslada a 2004, momento en el que conocemos a Giselle, la mujer que pondrá la demanda a dios, o mejor dicho, a su representante en la Tierra: el Papa.

Pero no será todavía.

Este es un momento de felicidad, porque junto a su compañero René, Giselle ha conseguido cerrar una operación que le reportará a su empresa una buena cantidad de dinero. El premio serán veinte días de vacaciones y una suma importante de dinero que decide emplear en un viaje con sus padres, su hermana, su cuñado y su novio. La familia al completo viaja a Tailandia y la novela hasta ese momento me mantenía desconcertada. Parecía un cuento de hadas, el final de la historia, lo que va después del "y fueron felices y comieron perdices" y no era capaz de entender demasiado. Hasta que me di cuenta de que estaban en navidad, en Phuket. Ríos Ferrer no me había ocultado nada, me había contado que era 2004, precisamente cuando el tsunami más devastador de la historia decidió darse una vuelta por sus costas, pero no caí hasta un poco antes de que la tragedia sucediera. Me gustaba cómo el autor me contaba la felicidad de la familia, y aunque no encontraba sentido al título de la novela, me daba igual. Me sentía bien leyendo, era como tumbarse al sol una tarde de verano, una experiencia relajante. Hasta que el tsunami me borró la sonrisa del rostro, igual que la noche que sucedió en la realidad, cuando me desperté a dar de mamar a mi hija, puse la televisión para que la luz apenas la despertase, y me quedé conmocionada con las primeras imágenes de la tragedia.

Giselle sobrevive y la desesperación por la pérdida de su familia le hace buscar al bufete de abogados de Henry Thompson. Quiere que pongan una demanda a Dios, como creador de todo, por haber sido también responsable de la destrucción originada por el tsunami. Y busca a los mejores, que en su empeño de ganar siguen la pista de un manuscrito en poder de la Iglesia: el juicio de Dios, que se celebró en la época de Constantino y que supuso el respaldo decisivo para que la religión católica se convirtiera en la religión del Imperio Romano.

Esta es una novela de las que te gustaría ver convertida en una película. Lo tiene todo: una buena escritura, un argumento potente y la capacidad de hacerte pensar en muchas de las reflexiones que Ríos Ferrer va dejando dispersas.

Tenéis que leerlo.

De verdad.

Os dejo el booktrailer y mis sensaciones, absolutamente positivas de este libro que muchos de los compañeros de Amazon, que ya la han leído, califican como una joya. Lo es, en serio.


Enrique, sigue escribiendo para nosotros, por favor.


13 comentarios:

  1. Pues me lo apunto, tiene una pinta interesantísima. Además, como bien apuntas, conozco cómo escribe el autor por las historias de su blog y eso es toda una carta de garantía. Estoy de acuerdo contigo en que los autores que tienen blog son una ventana abierta a su prosa y a su talento, que bien que la compartan con nosotros, los lectores. Besos!!

    ResponderEliminar
  2. ya me habías hablado de este libro y me había quedado con ganas de leerlo así que como este finde ha estado de promoción gratuita en Amazon me he hecho con él, ahora a ver cuando le hago un hueco
    besos

    ResponderEliminar
  3. Anonadado y sin palabras. Sólo desear que la inspiración me siga permitiendo juntar letras transformadas en historias que os sigan gustando. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. Mónica, a mí me parece esencial que los autores nos permitan conocer algo de ellos, de su mundo, y creo que un blog es una herramienta al alcance de todos que es una buenísma vía para conocerlos.

    En el caso de Ríos Ferrer, son muchas las ocasiones en las que nos deja pequeños relatos. El que menciono tiene la virtud de que lo sigo recordando, de hecho creo que no podré jamás volver a comprar una tableta de chocolate sin acordarme de esa historia.

    Anímate con la novela, se lee muy bien.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Tatty, no sabía que este fin de semana ha estado en promoción gratuita la novela. He leído por ahí que muchas de las que han acudido a la feria del libro de Miami lo han estado en el .com de amazon, pero como vivo al margen de FB no me entero de casi nada.

    Espero que la disfrutes, con tu velocidad de lectura te va a durar muy poco.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Enrique, eres un exagerado. Es una reseña muy pequeña, se puede hablar mucho de tu novela pero no me gusta desvelar de más, prefiero que sean los lectores quienes descubran lo que esconde.

    Me alegra que te haya gustado y espero seguir leyendo tus relatos mucho tiempo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Pues no conocía este libro, pero me has dejado con unas ganas de leerlo. Estupenda reseña!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. No conocía el libro, pero con una reseña tan entusiasta voy a tener que pensármelo. Lo apunto.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Margari, es un libro que sorprende desde el principio, por el impactante comienzo y porque cuando continúas al principio no entiendes el tono. Hasta que los acontecimientos te "despiertan".

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Jara, me ha hecho gracia lo de entusiasta, jajaja. Se ve que no has leído algunas de mis reseñas de hace un año. Creo que me he ido moderando.

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Encantado de saludarte, Mayte. El juicio de Dios es una novela que tengo pendiente de leer. A ver si puede ser antes de que finalice el año. Me la envió su autor y me la recomendó mi buena amiga Blanca Miosi, de la cual ya leí y reseñé El cóndor de la pluma dorada y tengo pendiente de lectura El Manuscrito 1.El secreto. Ya había leído algún comentario bueno sobre esta novela que reseñas pero tu crítica me lo confirma. Saludos cordiales, Paco.

    ResponderEliminar
  12. Francisco, si te suelen gustar las novelas que reseña Blanca, esta seguro que no te dejará indiferente.

    Anímate, es una buena opción de lectura.

    Encantada de tenerte por aquí.

    ResponderEliminar
  13. ¡Me alegra mucho ver que recomiendas esta novela! La semana pasada, de casualidad, la encontré navegando por Amazon. Coincidió que estaba en promoción, de manera que la llevé hasta mi Kindle de forma gratuita. Ahora sólo tengo que buscar el momento para la lectura. ¡Gracias por la reseña! Muchos besos.

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?