viernes, 2 de noviembre de 2012

FIN DE SEMANA DE NOVELA NEGRA



El pasado fin de semana decidimos acercarnos a Getafe, para asistir a algunas de las conferencias que se celebraban con motivo del Getafe Negro, el festival de novela de Madrid. La charla sobre Amazon del día 24 me dejó buen sabor de boca y quería repetir.

Madrugamos un poco para llegar con tiempo. El plan era encontrarnos con Armando Rodera, que nos hacía de guía, y quería esquivar cualquier imprevisto de tráfico (o por si nos perdíamos). En realidad no hacía falta por dos razones: la primera es que no dependíamos de mi penoso sentido de la orientación para llegar y la segunda, el hecho de no atravesar Madrid facilitaba mucho las cosas. Ahora sé que hasta yo sola podría llegar, pero creo que no es lo mismo la primera vez que entras en una ciudad, de la que no conoces nada, como las siguientes que, aunque vagas, conservas referencias.

La primera parada fue la presentación exprés de Realidad Aumentada, de Bruno Nievas. Enmarcada en un programa de radio, Lorenzo Silva presentó al autor y cómo se fue haciendo un hueco a través de las redes sociales y su página web, hasta conseguir que B de Books se fijase en su libro y lo incluyera en la primera colección de autores surgidos en internet que acabó en papel. Tras la presentación, charlamos un rato con Bruno y me firmó su novela, que tengo en espera (como otras tantas, creo que tardaré un poco en llegar a ella). Alex, mi hijo, se apuntó a venir este fin de semana y acabó con un libro entre sus manos: La estrategia del agua, de Lorenzo Silva. Estaba emocionado mientras Lorenzo le firmaba el ejemplar, y ahora anda un poco nervioso porque quiere empezarlo, pero tiene que leer un par de novelas para sus trabajos del instituto y no puede. No me extraña nada que esté impaciente, entre elegir esta novela y una de un tigre que le tiene miedo a las gallinas no hay color… Luego decimos que los chicos no leen, pero es que a veces eligen con muy poco sentido común los libros para ellos en el instituto.



La feria del libro, pequeñita, montada en la plaza nos dio la excusa para cotillear un poco entre los ejemplares que por allí se exponían y después nos dedicamos a pasear y a tomar algo antes de que llegase la hora de la comida. Ésta fue en un restaurante al lado de la plaza, muy agradable, con Armando, Aranzta, Alberto y Alex, y curioso que cuando estábamos comiendo, en las noticias que ponían en la televisión, nos encontrásemos con una noticia del Getafe Negro y con el mismo Armando entre las personas que asistían a una de las charlas del día anterior.


Hasta la siguiente conferencia faltaban unas horas, así que dimos un paseo, descansamos de nuevo hablando de libros y a las seis estábamos en La fábrica de harinas, esperando para asistir a la mesa redonda que tenía como tema central el cine negro español. Como moderador, el escritor Javier Marías fue dando la palabra a Agustín Díaz Yanes, Alberto Rodríguez y Juanjo Artero. Alex estaba fascinado, no sabía que además de escritores habría algún actor que le suena mucho, y menos que entre el público estaría Secun de la Rosa, el actor que interpreta al hermano de Mauricio en Aida, y que iba a elegir sentarse precisamente a su lado. Javier Márquez, autor de Letal como un solo de Charlie Parker entre otras novelas, estaba sentado delante y se marchó antes de terminar a su propia presentación exprés, a la que también asistimos, aunque esta vez no nos quedó más remedio que llegar un poco tarde. Mientras Javier terminaba su intervención estuvimos departiendo un rato con Lorenzo Silva y después nos marchamos a la última conferencia.
Era el momento por el que nos habíamos desplazado, la mesa redonda entre Javier Cercas y Lorenzo Silva, sobre la novela del primero, Las leyes de la frontera. ¡Odio el móvil! Lo apagué, como hice en todas y cada una de las charlas, pero no del todo, y le dio por empezar a vibrar. A mí, que no me llama nadie porque saben lo poco que me gusta, me empezaron a llover llamadas. Reconocí los teléfonos y hubo un momento en el que me asusté cuando a Alberto le empezaron a llamar las mismas personas. Con la racha de despropósitos que llevo pensé que pasaría algo grave, más después de enviar un mensaje en el que dejé claro que no podía responder. Alberto salió para averiguar qué pasaba y no era nada importante, pero eso hizo que una señora, rápida como el rayo, ocupase su silla y le obligase a asistir a la charla desde el pasillo.
Salimos de allí de noche, envueltos en un frío que crecía por minutos y deseosos de buscar refugio en algún lugar caliente. ¡Qué pena damos! Antes de la conferencia habíamos quedado con Paco Gómez Escribano y algunos amigos de Armando y ya en el coche éste nos llamó para ver dónde nos habíamos metido.
Fue un día fantástico, de esos que no se olvidan con facilidad, que registro en mi blog para que la memoria lo tenga más fácil cuando quiera recordar.

20 comentarios:

  1. Qué lujazo y que envidia poder estar ahí rodeada de compañeros y excelentes escritores. Buenas fotos!
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me habría encantado poder asistir, pero no pudo ser. Me alegra que disfrutaras :)

    Un beso shakiano!!

    ResponderEliminar
  3. Qué bonita experiencia! Y sí, comprendo a tu hijo, no hay color entre un libro y otro. ¿Quién decide las lecturas del insti? Que la mayor parte de las veces tienen delito.
    Gracias por compartir estos buenos momentos!
    Besotes!!!!

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho tu crónica, Mayte. La verdad es que yo he pasado una semana estupenda en Getafe Negro, con un colofón muy especial con vuestra visita el fin de semana. Me alegra que lo hayáis disfrutado.

    Eso sí, como estamos fatal de lo nuestro, al final se nos olvidó hacernos una foto juntos, ja, ja. Menos mal que están las de los chavales ;-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué envidía! tuvo que ser un día genial, me hubiera encantado asistir. Con las vueltas que dimos por Getafe deberías ser ya una experta en llegar hasta allí jajaja
    besos

    ResponderEliminar
  6. Josep, cuando te decidas a venir por Madrid solo tienes que avisar y hacemos una reunión de escritores en torno a unas cervezas.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Shaka, fue un día muy interesante, la verdad es que me apetece repetir cuando se pueda. A lo mejor entonces coincidimos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Margari, llevo años preguntándome cómo eligen, y no lo entiendo. Supongo que el precio de los libros decide más que la calidad. Desde luego, así no se hacen lectores.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Armando, creo que no he sabido expresar del todo lo bien que nos lo pasamos.

    Lo de la foto... es que creo que nos gusta a los dos lo mismo salir en las fotos... ¡NADA! Pero sí que tenemos delito, de todas las veces que nos hemos visto solo una nos hicimos una fotografía.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Tatty, de Getafe me quedó claro que hay que detener al responsable de los pasos de peatones sobre elevados. ¡Están por todas partes y son enormes! Por lo demás, salvo por la fuente esa que tiene unos hierros incomprensibles, no me quedé con muchas referencias. Creo que iba mirando el GPS en lugar del entorno.

    Un beso, guapa!!!

    ResponderEliminar
  11. Que maravilla de entrada y qué envidia me das.
    La verdad que agradezco mucho cuando compartís estas experiencias a las que yo no voy.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué envidia! de la sana supongo jejeje
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Qué bonito día!! Estos eventos son inolvidables y dejan un buen sabor de boca. Álex debe estar emocionadísimo, y no me extraña que quiera leer el libro de Lorenzo Silva al otro. Disfruté con pocas lecturas en el instituto.
    Besotes

    ResponderEliminar
  14. Que guay y que bien lo debisteis pasar!
    Te sigo y te invito a que te pases x mi blog.
    Besis.

    ResponderEliminar
  15. Muchas gracias por acercarnos al evento con tu entrada. Sin duda debió de ser un gran día, una jornada de la que a cualquier lector le habría gustado formar parte. ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  16. Silvia, algún día podrás ir tú y nos lo contarás.

    Un besote

    ResponderEliminar
  17. Pakiko, alguien me dijo un día que no diga envidia sana, que la envidia no es eso por definición, jajaja.

    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Marga, fue un día genial y lo de las lecturas del instituto... no daría para una entrada sino para un debate.

    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Dolo, lo pasamos muy bien. Visitaré tu blog.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Jesús, asistir de primera mano a eventos de este tipo es un lujo al que me pienso apuntar siempre que pueda. Seguro que tú lo hubieras disfrutado mucho.

    Un beso

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?