miércoles, 30 de enero de 2013

CRÍTICAS DESTRUCTIVAS



Esta mañana, al abrir el correo, tenía un email de una compañera escritora. Me remitía a un enlace, una reseña sobre su novela y me pedía que la leyese. Obediente, lo hice.



Lo que me encontré… me dejó perpleja por varias razones. La primera es que la crítica pretendiendo ser constructiva era, directamente, demoledora. Lo segundo es que se trata de una novela que yo ya he leído, y nada de lo que decía ese comentario me parecía demasiado acorde con lo que yo recordaba haber sentido en mi lectura. 

Parecía, directamente, que habíamos leído dos textos diferentes.

Sé que cada uno puede tener su opinión, y los blogs están para opinar y su trabajo es encomiable y muy respetable, pero siempre he detectado cierta unanimidad en el criterio a la hora de abordar las novelas, salvo en este caso, donde lo que se decía del libro no estaba acorde ni con lo que yo había leído ni con lo que el resto de reseñadores (bastantes ya) había detectado hasta el momento. Sé que los blogs ayudan a los lectores tanto como a los escritores, su mérito es muy grande y no se lo voy a quitar nunca, pero hay veces extrañas que esto pasa.

He estado pensando en que estos tiempos de internet nos mantienen en contacto con los lectores, lo que es bueno, pero estamos expuestos a las críticas mucho más que nunca. ¿Cómo nos las tomamos? Cada uno, supongo que reacciona teniendo en cuenta su propia sensibilidad y creo que todos procuramos aprender de lo que nos van diciendo. Al menos yo lo hago. Sin embargo, cuando te encuentras con que los argumentos que se esgrimen no son de peso sino valoraciones personales, demasiado subjetivas, cuando lo aprovechable de ese comentario es cero, te destruyen.

"No merece la pena leerte".

Eso me lo han dicho a mí. Cierto, una sola vez y una sola persona, pero suficiente para que te sientas fatal y te entren ganas de mandarlo todo al carajo, de cerrar el blog, tus perfiles en las redes, descolgar tus novelas de Amazon e irte a tu casa, tranquilamente, a ordenar armarios.

Cuando me sucedió a mí me puse a valorar las razones que habían empujado a esta crítica y las encontré lejos de lo que es el plano puramente literario, así que respiré hondo, no contesté a provocaciones y me dediqué a seguir haciendo lo que más me gusta: escribir. Si  a alguien no le merece la pena leerme, que no me lea.

Así de sencillo.

A mi amiga escritora, ya se lo he dicho, le recomiendo tranquilidad. Escúchate a ti misma, piensa en la razón por la que escribes y valora que, frente a esa única persona, hay muchas más que han disfrutado con tu libro.

Piensa que, quizá, esa persona para ser feliz necesita robar la felicidad de otros. Piensa que a veces, ciertos comentarios, definen más a quienes los hacen que a quienes los reciben.

18 comentarios:

  1. Hola Maite, mira muchas veces las personas y pasa con todo te dicen que han leído y lo que menos han echo es eso, entonces luego se ponen a valorar y es mas fácil para ellos destruir que valorar el trabajo de la otra persona, fíjate aunque fuese malo, ya solo por haberlo escrito ha echo un trabajo que la persona que lo ha criticado ni se ha atrevido hacer, por eso lo debemos valorar y mucho, las personas que escribís ya solo por eso y estando todo como esta os merecéis un monumento.
    Tampoco a todos nos puede gustar lo mismo pero no por eso debemos tirar por tierra una cosa o libro que no nos haya gustado, pero estamos en un país donde es mas fácil destruir al de al lado o prójimo que animarle, y a lo que dices tu de no entrar al trapo es lo mejor que se puede hacer, no hay mayor desprecio que no hacer caso a todas esas tonterías, es lo mismo que cuando entran y te dicen que tu blog no vale nada, nadie ha obligado a nadie a entrar y si no te gusta pues como has entrado te vas, pues con esto lo mismo, no hacer caso aunque muchas veces jorobe y una cosa también hace que se critique así y es la envidia, asique pasar de todo eso y seguir siendo vosotras que seguro habrá mas personas que les gustéis que lo contrario y eso es lo que vale:)

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. La mayoría no nos damos cuenta de que internet hace unos años era un medio minoritario en el que escritores amigos nos leíamos y comentábamos constructivamente nuestros textos a fin de dar y recibir consejos sobre cómo mejorar. Pero los años han pasado y ahora internet no deja de ser un enorme escaparate promocional para todos los escritores, con lo cual aquellas críticas constructivas en un principio, se convierten en absolutamente destructivas cuando se hacen en público y a la vista de todo el mundo.
    De hecho, la mayoría de editoriales (y no solo las más pequeñas) están esforzándose por tener presencia en las redes sociales porque se dan cuenta que es un tren que no pueden perder.
    Sobre que alguien puede pensar que no merece la pena leer a tal o cual escritor? Pues, como tú bien dices, que no lo lea. También, por desgracia, hay mucha gente que piensa que no merece la pena leer a ningún escritor y por eso, en su vida ha cogido un libro. El baremo fiable siempre lo marcan las personas a las que sí le gusta como escribe un autor y por eso leen todo lo escribe.
    Perdón por el adoctrinamiento gratuito y no lo dudes, tú eres de las que vale la pena leer para todo lector con buen gusto literario.

    ResponderEliminar
  3. Hola Mayte. Estar bajo los focos permanentemente, como nos ocurre "gracias" a las tecnologías, tiene esto. Ayer me colocaron una a mí, que parece un ataque personal más que una opinión. Pero al final del día una lectora desconocida me mandó un mensaje diciendo que había pasado una semana maravillosa gracias a mi novela.
    Así que los que escribimos debemos primero aprender de las críticas lo necesario y, segundo, fijarnos en toda la gente que aprecia nuestro esfuerzo y permitir que sean ellos quienes nos llenen de ánimo para continuar.
    Un beso y felicidades por tu entrada.

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que si un libro no me gustase no sería demoledora. Lo que sí es cierto, es que para hacer daño mejor no opinar y ya está, o hacerlo desde el respeto, que no a todos nos tienen por qué gustar las mismas cosas. Está claro, que si lo positivo supera a lo negativo deberíais seguir escribiendo. Y yo creo, por lo menos en lo que conozco de ti, que a mucha gente le gusta lo que haces, y solo por eso merece la pena. Biquiños!

    ResponderEliminar
  5. Qué duro es leer algo así. Lo mejor es hacer caso omiso de todo aquello que suene destructivo o sea un desahogo gratuito a costa de vuestro trabajo, pero entiendo que afecte porque a nadie le gusta que le ofendan de esa forma.
    En el título lo dices todo. Si son destructivas no vale la pena dedicarles un segundo.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. La críticas son buenas porque ayudan a comprender distintas perspectivas y a mejorar. El problema es cuando no se tiene clara la línea entre crítica literaria y ataque personal o, directamente, mofa y escarnio del escritor. Por eso hay que ser tan valiente cuando un autor decide publicar. Aunque ahora, además de ser valiente, habrá que irse comprando un chaleco antibalas. Un beso, Mayte, tus palabras son bálsamo para el alma.

    ResponderEliminar
  7. Hay críticas demoledoras. Hay otras groseras y las hay honestas. Hay ataques personales... hay de todo como en la viña del Señor.
    Creo que el autor no debe abrumarse por las críticas, debe leerlas con distancia y determinar si hay algo sustancial en lo que se dice.
    Pienso que es imposible que un producto, cualquiera que sea pueda gustar a todo el mundo.

    ResponderEliminar
  8. Lo realmente triste y desolador es que la mayoría de las criticas demoledoras, rompedoras, desagradables y hasta despreciables, son hechas con muy mala leches, por compañeros de profesión. Eso es lo realmente lamentable. Pues dudo de que un lector insatisfecho quiera ni siquiera escribirle una sola letra al autor de una mala novela, al contrario, querrá olvidarse lo antes posible de él.

    ResponderEliminar
  9. Me pareció muy interesante tú entrada.
    Pues yo me canse de ver reseñas que mataban libros y autores pero también que alababan libros solo porque se los mando una editorial.
    Creo que va más allá de ser un lector crítico porque todos sabemos el poder de las palabras.Y sin duda son malas personas porque vamos que tenes que saber que lo que escribis va a dolerle al autor.
    Yo en mi blog Mis historias hice una sección de Reseñas con buena onda.No será la gran sección tan estructurada como en otros blogs peor lo que intento es ver lo bueno en cada cosa que leo porque pienso en ese autor que tanto trabajo puso al hacer la obra.Besos nos estamos viendo

    ResponderEliminar
  10. Amén.

    Me ha encantado tu reflexión. Me parece que un libro puede no gustarte, claro que sí, pero otra cosa es ir a hacer daño, porque eso es de ser malas personas.

    Un abrazo grande y enhorabuena por el post

    ResponderEliminar
  11. Hay un detalle curioso en el que a mí me ha dado por pensar cuando esta mañana he leído la crítica de este señor y me ha dolido en la medida en que lo ha hecho aun sin tener la suerte de conocer a Mónica; llamémoslo empatía, tal vez. Y ese detalle al que me refiero es que yo, en mi blog, publico relatos que me lleva escribirlos muchísimo más tiempo, más dedicación y más esfuerzo que algunas de las entradas un pelín más polémicas o transgresoras que me he atrevido a publicar. ¿Adivináis cuáles de ellas han tenido y siguen teniendo más visitas? Efectivamente, las que van contra corriente, las que se desmarcan de la opinión general, las que llaman a las cosas por su nombre sin tapujos, las que suscitan morbo...
    Me ha dado por pensar, con el mayor de mis respetos, si este tipo de agresión crítica no va más encaminada a buscar a toda costa el protagonismo de quien la ha escrito, que a dar su "respetable" opinión en relación a la novela amparándose bajo el escudo de la libertad de expresión.
    Ánimo, Mónica, pasa página y adelante!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. ¡Ay no, a ordenar armarios no pienso ir por muy mala que sea una crítica! Es una de las cosas que más odio en el mundo. Yo escribí con seudónimo cierto tiempo porque no quería exponerme, pero al final da igual. Tenemos que hacernos fuertes y aceptar con cierta distancia críticas y halagos, porque en ambos habrá algún exceso.

    ResponderEliminar
  13. En mi opinión, el escritor ha de deberse a su idea, tener algo tan poderoso sobre lo que escribir que le dé las fuerzas necesarias para superar cualquier obstáculo. Siempre tendremos críticas y rechazos, incluso los mejores las recibieron durante sus trayectorios (¿cuántos no recibieron más que reconocimientos póstumos?). Por tanto, asegurémonos de hacer un buen trabajo, de tomárnoslo en serio con respeto, esfuerzo y disciplina, hagamos todo lo posible por ofrecer lo mejor que podamos de nosotros, y más allá de eso, que cada cual opine lo que quiera. La envidia es muy destructiva, sí señor. Abrazos a todos.

    ResponderEliminar
  14. Me temo que Pilar lleva razón. He ido a ver la reseña y tiene muchos comentarios. Las polémicas venden.

    Reitero mi postura con las críticas: las acepto y las proceso para que me sirvan para aprender, pero lo que no entiendo son aquellas que no dicen nada en concreto. Me explico con un ejemplo:

    -No me gusta el arroz.
    -¿Por qué?
    -Porque está salado.

    Perfecto, rectifico la sal, lo vuelvo a probar, pienso si se me ha ido la mano.

    -No me gusta el arroz.
    -¿Por qué?
    -¡Cómo te has atrevido a hacer arroz si no sabes!

    No aprendo nada, me paso el día llorando.

    Pues de esto se trata. Yo quiero que me digan si me falta sal o si directamente he construido un personaje sin alma, pero no me gusta encontrarme con críticas que no me aporten nada, aunque no sean para mí, como era el caso de hoy.

    ResponderEliminar
  15. Es que las críticas destructivas no llevan a nada. Mejor no hacerles caso. Las críticas siempre deben ser constructivas. Y hechas con respeto, con educación ante todo. Que no cuesta nada ser amable. Y se aprende mucho con ellas. Y sobre todo, para todo el que se dedica a esto, que tenga en cuenta que nunca va a gustar a todo el mundo. Es algo imposible.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. Todo es opinable, si se hace con la sana intención de criticar en libertad, sin dobles intenciones o ataques personales. Con esto quiero decirte, Mayte, que un creador (en cualquiera de las facetas del arte) no debe venirse abajo porque alguien pretenda destruirle con las malas artes de quien disfruta haciendo un daño gratuito. Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Si escribes, te expones a las críticas negativas. Hay que aprenderse eso si quieres ser escritor. Yo he recibido críticas aterradoras y me aguanto. Es lo que hay. Intento sacar algo positivo pero es absurdo e infantil quejarse. Y tambien me ha sucedido lo contrario, criticar negativamente un libro y recibir insultos del escritor. Si las críticas se hacen con educación y respeto, hay que aguantarse. Nadie es igual en gustos en las lecturas. Es mi opinión personal, basada en la experiencia.

    ResponderEliminar
  18. Como autora jamás se me ha ocurrido entrar al ataque de una persona a la que no le gustaba lo que escribo. He podido decir que me siento dolida cuando he visto algo personal, pero no más allá. También he visto cómo se insultaba a quienes no estaban de acuerdo con la crítica que se había hecho a un libro en los comentarios de un blog, o cómo, por arte de magia, desaparecían de la entrada los comentarios que disentían sobre el análisis de la novela que se había hecho. Hay de todo en este mundo virtual.

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?