miércoles, 27 de febrero de 2013

LA SASTRERÍA LITERARIA: UN BONSAI ENTRE TÚ Y YO DE Fj ROHS.


A veces tropiezas con libros por casualidad, con historias que llaman tu atención y se cuelan entre tus lecturas sin respetar el turno de llegada. Eso es lo que me pasó con este libro, Un bonsái entre túy yo. Estaba dando una vuelta por Facebook cuando me encontré una entrada del blog de Fj Rohs en la que hacía una propuesta: a cambio de unos ojos que mitigaran un poco la ceguera del escritor (esa que nos hace cometer errores ortográficos imposibles cuando lees el texto de otro, pero que se cuelan en el tuyo), él regalaba sus libros.

Me apunté.

Miré los títulos que proponía y éste fue el que más llamó mi atención, así que se lo pedí.


Casi en el momento en el que lo tuve en mis manos empecé a echarle un vistazo y descubrí algo que ya sabía (porque leo su blog) y es que escribe de una manera especial, de esas que te impiden interrumpir la lectura. Sin embargo, en casa sólo tenemos un kindle y estaba ocupado, así que, a pesar de las ganas, tuve que dejarlo. De momento. Cuando encontré mi turno, empecé a dejarme llevar por la historia.

Lo primero que me llamó la atención fue el narrador, su particular manera de conducirte por la historia. Es un narrador cercano, que parece que te está hablando al oído, y enseguida me encontré queriendo saber más de Kevin, el protagonista de la historia. Pero vamos a ver primero la sinopsis del libro, para que sepáis de qué va…

Kevin, harto de su vida tediosa en la ciudad, decide irse con sus dos hijos a un pequeño pueblo llamado Dreamville para pasar los tres meses de verano. Quizás por la crisis de los 40 o quizás por cumplir un sueño, se compra una Harley para disfrutar de las carreteras olvidadas. En uno de sus paseos conocerá a Collete, madre de tres niños que también vive en Dreamville y con la que traba amistad bajo la excusa de que sus hijos jueguen juntos. Una tarde, por accidente, conocen al Profesor Hiroshi, y éste les "obliga" a asistir a clases de Bonsái. Y así, entre los niños, la Harley, y las excéntricas enseñanzas del Profesor Hiroshi, nacerá una inolvidable amistad entre ellos.
Una historia que nos habla de esas "relaciones humanas intermedias entre el estado gaseoso del amor y el líquido de la amistad"... Y que los sesudos científicos de prestigiosas universidades aún no han conseguido descifrar ni etiquetar.

Me encantó la idea de encontrar una historia de amistad entre dos adultos de distinto sexo, amistad así, sin más, sin otras connotaciones. No me parece en absoluto imposible. A lo largo del relato vamos conociendo a los personajes, a Kevin, demasiado responsable, a Collete que es un poco loca y a sus cinco hijos. Su encuentro con el profesor Hiroshi, un japonés que cultiva bonsáis (no sé si se dice cultiva o simplemente ama), servirá para reforzar el vínculo entre ellos.

El libro tiene historias muy bonitas, como la del tarro (descubridla) y momentos de esos que te gustaría vivir mucho más a menudo: sentarte por ejemplo en un balancín, con tu mejor amigo y una copa de Ribera del Duero entre las manos, para hablar de lo que sea, o simplemente para compartir un atardecer.

Pero lo mejor no es todo esto.

Lo mejor es lo que viene cuando la historia propiamente dicha, termina y el narrador toma de nuevo el control y te lo explica todo…

Un bonsái entre tú y yo es un libro a medida. La sastrería literaria es un proyecto que me fascinó desde el principio, desde que supe de su existencia. ¿Qué es exactamente? Pues eso, una sastrería, pero en la que, en lugar de telas, hilos y puntadas, se emplean palabras. Los puntos y las comas van uniendo los sustantivos, los adjetivos y los verbos y se va tejiendo una historia única para cada uno. Son libros por encargo, pero no de esos en los que hay una historia base, a la que luego se le cambian los nombres de los protagonistas y se 
les dice: ahí tienes, tu historia personalizada. ¡Qué va! Es mucho más.

Fj Rohs toma medidas, como un buen sastre, y a partir de unas preguntas sobre la persona que va a recibir este regalo impresionante, va construyendo este atuendo a medida. Pone cuidado en los detalles y los recubre de algo esencial para que sean inolvidables, un tejido de calidad que se consigue con esa prosa que te arrastra aunque tú realmente no sepas para quién hizo este traje en concreto. Es igual. Aunque la seda no sea para ti puedes valorar su tacto y disfrutar las sensaciones que va dejando sobre tu piel.

Así, con el cuidado que pone un artesano, completa un libro único para un lector único, pero que puede ser leído por cualquiera.

Y aquí llegué yo. 

No tuve que hacer mucho. Quizá decirle, afina esta puntada, o tienes un poco suelto este botón, pero nada más. Rendirme a la evidencia de que hay mucho talento suelto esperando a que lo conozcamos, que cuando decimos que queremos hacerle a alguien el mejor regalo de su vida esto ni se nos había pasado por la cabeza y en realidad lo es.

Os animo a entrar en la Sastrería, a ver su booktrailer, a conocer los libros que ya están terminados aquí (y que pueden y podrán conseguirse en Amazon a medida que se vayan publicando) y a que lo valoréis como una opción cuando queráis hacerle a alguien el regalo más especial de su vida. Si queréis saber cómo escribe, desde ya, podéis encontrar relatos aquí, ahora mismo. Y vídeos… es que este chico es muy creativo!!!

A Kevin (nombre ficticio del destinatario de este libro) creo que no le han hecho nunca un regalo más especial. Nosotros podremos disfrutar de esta historia desde este mismo viernes en Amazon.


Yo me estoy preparando un vestido de gala para el estreno.

¡A sus pies, señor Rohs! Me ha conquistado su talento.

11 comentarios:

  1. A sus pies yo, Mademoiselle, un honor que dediques un rato a leer y hablar de mis historias. Te dejo las llaves de mi blog, te preparo una habitación de invitados y te hago sitio en un cajón, cuando quieras vienes, es tu casa!
    Un abrazo sincero,
    f.j. Rohs

    ResponderEliminar
  2. Cuánto me alegra que me pasaras ese enlace a tu reseña, porque así "descubrí" tu blog y ya veo que tendré la suerte de conocer muchas joyitas literarias. Me anoto el título, parece más que tentador, gracias por la reseña.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. No conocía La Sastrería Literaria, me parece una idea extraordinaria. Pero lo que más me ha encandilado ha sido lo que nos cuentas de ese "Un bonsai entre tú y yo", me han entrado muchas ganas de leerlo. Me paso por allí...

    ResponderEliminar
  4. Jose, allá que iré, a verte de vez en cuando y seguro que me quedo un ratito, embobada, escuchando tus historias.

    A ver si hay ALGUIEN que me regala uno de tus trajes inolvidables.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Aglaia, qué curioso es Twitter, verdad. Me cuelo en una de tus conversaciones y apareces por aquí.

    Bienvenida, ponte cómoda y siéntete en casa para contarnos tus impresiones sobre los libros o sobre lo que se te ocurra. Siempre tengo un hueco.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  6. Mónica, te lo dije, la sastrería es una idea maravillosa. ¿Quién no querría que le regalasen la historia con la que sueña? Personalizada de verdad.

    Seguro, seguro que siempre será un regalo inolvidable.

    Te he dejado un mensajito en el foro.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Hoy me descubres no solo un libro sino también un blog bastante curioso e interesante. En un huequito me paso. Gracias Mayte por tantos descubrimientos!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. La idea es genial. Miraré de comprarme el libro para mi kindle que lo tengo abandonado por el trabajo.

    Me gusta tu blog. Publicas mucho. Yo tengo uno abandonado.

    Elisa

    ResponderEliminar
  9. Me gusta todos los libros que has hecho y más los que nos has regalado en el colegio primaria y yo soy una amiga de tu hijo alex besos zara

    ResponderEliminar
  10. Yo pasaba por aquí por casualidad y me alegro de haberlo hecho. Me ha encantado lo que he visto y, si no te importa, me quedo. Abrazos.

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?