jueves, 5 de diciembre de 2013

ENCASILLAR: LO INJUSTO QUE RESULTA


Desde que empiezas a estudiar literatura, una de las cuestiones esenciales, de hecho es por donde se empieza, es la catalogación de las obras en géneros. Así, las obras literarias se clasifican en tres grandes grupos: narrativa, lírica y dramática, incluyendo algunas veces el género del ensayo en un epígrafe aparte y otras como un apartado de la narrativa.

Después, una vez entrados en harina, la narrativa, de la que me voy a ocupar ahora, se subdivide en muchas categorías más: romántica, erótica, policíaca, suspense… y paro porque me podría eternizar y no es el tema del que quiero hablar. Lo que quiero contar es que esto es un arma de doble filo porque, si bien es cierto que sirve como orientación a la hora de elegir o analizar una lectura, nos condiciona, nos llena de prejuicios que a veces nos apartan de novelas que nos podrían gustar muchísimo y que, sin embargo, descartamos en origen porque deducimos, por experiencias previas lectoras, que no nos van a aportar lo que buscamos.

Tremendo error.

Cuando publiqué Detrás del cristal, uno de los primeros comentarios que recibí fue del autor Félix Jaime Cortés, amigo personal, uno de mis autores referencia en esto de la autoedición, de cuando empecé. Él fue uno de los motores necesarios para que no me rindiera, para que siguiera adelante con mi sueño aun cuando parecía que no me iba a llevar a ninguna parte. Por eso, al final de la novela, cuando menciono en los agradecimientos a mis autores incondicionales, su nombre estaba ahí.

Félix se leyó la novela por compromiso, eso lo tengo claro desde el principio, y quiero que veáis lo que publicó en su reseña, un párrafo que resume la esencia de esta reflexión que os traigo hoy. Yo, al catalogar la novela en Amazon, me vi en la necesidad de ponerla en una categoría y aterrizó en romántica. Y, consecuencia de eso, éstas fueron las palabras de Félix:

«No me gustan las novelas románticas. Los que me conocen, aunque sea de manera superficial, lo saben de sobra, y al que no lo sepa, se lo digo ahora. Leí la novela de Mayte porque me la recomendó encarecidamente una persona a la que le encantó, y porque en cierto modo me sentía obligado al figurar como uno de los autores a los que se refiere Mayte en los agradecimientos del final del libro. Con estas premisas comencé a leer (…)

He llegado a la conclusión de que Mayte hace literatura. Literatura de verdad, con mayúsculas, comprometida con la razón, con el alma, con el sentimiento. Leyendo a Mayte da la impresión de que cuando escribe lo hace desde el mismo fondo de su alma, y eso es algo que muy pocos, poquísimos autores son capaces de conseguir, y sobre todo, de transmitir. "Detrás del cristal" es una muestra de su buen hacer. Pudiendo ser clasificada en el género romántico, en caso de que alguien fuera capaz, o sintiera esa necesidad a veces injusta que sentimos muchas veces de clasificar las cosas, la novela desborda sin embargo los clichés del género, y se convierte en algo más».

Eso que él señala de Detrás del cristal es lo que me pasa a mí con muchas otras novelas que leo y que encuentro, injustamente, enmarcadas en categorías que no se ajustan a lo que en realidad son. La última de ellas, una de las que me duele encontrar en romántica sin que lo sea, es As de corazones. Quizá el título pueda llevar a pensar que lo es. Quizá la sensación subjetiva de que ha sido escrita por una mujer, Antonia J. Corrales, nos lleve a pensar que se trata, simple y llanamente, de una historia de amor pero nada más lejos de la realidad. Es muchísimo más, desborda cualquier clasificación en este sentido y lo malo de esto es que estoy segura de que habrá personas como Félix a quien no le gusten las novelas románticas (hombres sobre todo) que no se tomarán la molestia de empezar a leerla y que, si lo hicieran, si rebasaran esa barrera subjetiva, disfrutarían con su lectura y sentirían su conciencia sacudida con esas reflexiones sobre el mercado financiero, o la Iglesia, que alejan a esta novela del género donde tan injustamente ha acabado catalogada.


Otro ejemplo: Sonríe, de Mel Caran. Si yo fuera cuadriculada, si mi cerebro estuviera lleno de prejuicios tontos, jamás me hubiera puesto a leerla. Y me la habría perdido, porque detrás de una novela erótica (que lo es y que generalmente no me gustan) descubrí un plus, una historia sobre la diferencia de edad en una pareja cuando la que es mayor es ella, que me fascinó por la frescura de los diálogos y por la capacidad de la autora para mantener mi atención en todo momento. Sobrepasaba el género, liquidaba de un plumazo la trivialidad que muchas veces encuentro en estas novelas y me convencía haciéndome creer que se trata más de ficción contemporánea con tintes de erotismo.



Una novela, un trabajo de años, con algo tan nimio como una clasificación que no se ajusta a ella, se pierde diluida entre miles de títulos pero, además, pierde potenciales lectores porque, sencillamente, ni se acercarán a la estantería donde la coloquen en las librerías. Desafortunadamente el librero-lector entró en extinción hace ya tiempo y ahora quedan los reponedores, que colocan los libros igual que se coloca el tomate frito o las lechugas, en sus estantes correspondientes. Sin la referencia de alguien que nos diga, "no, no te fíes de la estantería donde está, lee que no te vas a arrepentir", nos perderemos lo que contienen.

En el caso de la mía, sigo con ella porque es la que más conozco, uno de los temas que abordo es el de los malos tratos. Está presente en toda la historia, desde la primera página y no se me ocurre nada menos romántico. Es cierto que destaca menos que la otra historia más amable, la que sirve de motor de arranque a la novela, pero yo quería que fuera así porque está tratado de la misma manera que se trata este tema en la sociedad en la que vivimos: sabemos que hay gente que vive maltratada, la vemos a diario en nuestro entorno pero por cobardía, porque nos refugiamos en nuestros propios problemas, por no buscarnos líos o por lo que sea miramos para otro lado. Vemos el sufrimiento de las víctimas cuando nos miran a los ojos pero sólo nos paramos a pensar en él cuando ya es tarde. Hacemos como mi narrador, que se comporta como esa prensa maldita a quien solo le importan las víctimas cuando ya no hay tiempo, cuando se convierten en un titular con el que captar la atención del público de nuestra cadena, al que minutos después le venderemos un desodorante que conseguirá que las mujeres (o los hombres) caigan rendidos a sus pies.

Al clasificarla, yo misma, perdida entre las categorías, la puse en romántica. ¿Esto es romántica? No lo creo, es otra cosa, algo que de hecho me ha valido críticas muy crueles por parte de quienes conocen el género y que no han encontrado resueltas sus expectativas porque no he seguido las instrucciones del género. Consecuencia de esto es que en la nota de prensa que salió de la editorial cuando se anunció mi fichaje me "vendieron" como autora de romántica.

No sé si lo seré algún día, lo dudo porque aunque aproxime, me pienso seguir saltando los clichés del género cuando me venga en gana ya que pretendo, simplemente, contar historias con mi voz, pero lo que sí sé es que me va a costar mucho, como le está costando a Antonia J. Corrales, convencer a la gente de que no lo soy, o a Mel Carán de que su novela es algo más que erótica. Y, ojo, que esto no es menospreciar a ningún género en absoluto: tiene mucho arte saber manejarlos, un arte que a mí se me resiste por otro lado. Yo no acierto a lograr la tensión sexual necesaria, no me salen las escenas cargadas de erotismo con soltura, no me entran ganas de pintar protagonistas super guapos y super ricos porque como no me los encuentro a diario, y creo que yo soy más cronista de la realidad que me rodea, me cuesta dibujar sus mundos. Y a veces, muchas, los finales felices me los salto porque tampoco es que se prodiguen en la vida real.

Lo único que os pido con esta entrada es que le deis una oportunidad a cualquier novela, independientemente de lo que una etiqueta te haga creer que es.


Muchas novelas son, en esencia, ficción con matices de realidad, realidad vestida de ficción y la vida, por mucho que nos empeñemos no admite etiquetas.

Vosotros (si es que alguien lee esto), ¿encasilláis?

7 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. Una novela es como una pequeña parte de la vida y la vida no es en su totalidad de un sólo género. A lo largo de los días vamos viviendo experiencias de géneros muy variados. ¿Por qué entonces las novelas sí? o ¿por qué los escritores son de una forma u otra? ¿y no de muchas? La imaginación no entiende de etiquetas.
    Muchas gracias por acordarte de mí. Y me hace muy feliz haber contribuido a ampliar un poquito tus gustos literarios ;)
    Un beso inmenso!!!

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, Mayte, totalmente de acuerdo. Hay novelas que simplemente debería figurar como "ficción contemporánea" y ya está. Sé que resulta una calificación muy vaga para los lectores pero es que me parece que encasillarlas sería injusto. sobre todo porque si etiquetas con "romántica" o "erótica", somos muchos los lectores que pasaremos de puntillas sin leer, sin darle una oportunidad... Y eso que nos perdemos.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, tienes toda la razón. Hay libros encuadrados en un género y cuando lo lees, no sabes por qué...Y lo malo es cuando lo dejas en las estanterías pensando en que no son para ti...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Encasillamos por sistema, en todo, y a continuación aplicamos nuestros prejuicios con todo rigor, sin conceder para nada el beneficio de la duda. Y lo hacemos además basándonos en cualquier cosa, el género en el que has encuadrado la novela, el título que le has puesto o la imagen que usas para promocionarla. Desafortunadamente, conozco muy de cerca las consecuencias de esas ideas preconcebidas que llevan a muchísimos lectores a rechazar una obra de forma injustificada sin darle una oportunidad. Y lo peor de todo es que es un hábito tan arraigado que yo ahora ya tengo la sensación de que no podrá vencerse nunca, de ahí que se le dé tantísima importancia a esos aspectos de marketing que acompañan a una obra de cara a su difusión con éxito, y no a la obra en sí.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón. lo mismo que encasillamos actores parece que se hace con escritores. Personalmente creo que esta manía de etiquetarlo todo es excesiva. tiene partes de novela negra, histórica, ficción, paranormal! Por favor, no podemos volver a los tiempos en los que un hermoso cartel decía: "Narrativa contemporánea"?
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Sé que a veces, para organizarnos, las etiquetas son necesarias pero una mala etiqueta se carga un trabajo que ha llevado tiempo, esfuerzo y que, en el caso de la literatura, parte del alma.

    Y eso no es nada justo.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Estas etiquetas pueden hacer mucho daño y encasillar una obra. No me gustan las novelas eróticas y románticas sin más, pero tanto tu novela como la de Antonia son mucho más que eso, hay amor pero están llenas de mensajes y transmiten emociones. Te haré caso y cuando pueda leeré "Sonríe".
    Besos

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?