domingo, 8 de diciembre de 2013

QUIERO SER CANTANTE

               -Quiero ser cantante.
               La afirmación me pilla tan desprevenida que hago un apunte sin pararme a pensar. Cuando las palabras abandonan mi boca es cuando empiezo a intuir lo absurdo de la conversación que se aproxima.
               -Ya, pero es que desafinas.
               -Bueno, pero quiero ser cantante porque es lo que más me ilusiona en la vida.
               -Desafinas mucho. –La crítica viene cargada de la sinceridad que sólo te brindan las personas que te quieren.
               -Pero quiero ser cantante, sueño con ello todos los días.
               Respiro, resignada: por este camino no llegamos a ninguna parte. Cambio de estrategia antes de que el bucle en el que hemos entrado se retuerza tanto que acabemos mareados.
               -¿Tú escuchas música?
               -No, nunca escucho música. No tengo tiempo. La vida es maravillosa y ofrece tantas cosas que acaparan mi atención que no me da tiempo a escuchar música.
               Pestañeo. ¿Alguien que quiere ser cantante no escucha música?
               -¿Cantas a diario? –pregunto sin acabar de recuperarme del desconcierto.
               -Tampoco, sólo de vez en cuando, si me apetece.
               -Me temo que para ser cantante hace falta ensayar. –No quiero ser cruel, todavía sigue hablando el cariño por mí.
               -Tengo un oído fabuloso, no me hace falta.
               -No es cierto, desafinas... un poco. –Me voy suavizando, ya estoy segura de que no escucha nada de lo que le digo.
               -Pero yo quiero ser cantante. Nada te da derecho a robarme la ilusión.
               Es verdad.
               Tiene toda la razón.
               Nada me da derecho a robarle a nadie sus sueños. Ni siquiera el intentar servir de colchón para el desencanto que no tardará en hacer su aparición.

               -Pues canta…

10 comentarios:

  1. Bueno, ya ha recibido su primera crítica. No es robarle los sueños. Es prepararla para que sepa enfrentarse al mundo real. Que en este mundo de la canción, como en todo, no hace falta saber cantar, a veces. Que se escucha cada uno... Pero siempre encontrará quien critique... Y hay que estar preparado. Que conseguir cumplir los sueños no es tarea fácil.
    Besotes!!!
    ( y no sé si recomendarte tapones en los oídos...)

    ResponderEliminar
  2. Genial, Mayte. Me gustaría ser escritor. Ya, pero es que...

    ResponderEliminar
  3. Ohhhhh le veo un doble sentido a esto que me encanta. Palabras muy sabias las tuyas, tonta o tonto... el que no quiera escucharlas. Un besazo!!!

    ResponderEliminar
  4. jajajajaja!!! Genial. Seguiremos soñando mientras respiremos, claro que sí. Besos!

    ResponderEliminar
  5. Y tanto que no, Margari. Los sueños no se cumplen porque llega un hada y rocía polvo mágico, necesitan de cierto esfuerzo detrás.

    Eso es necesario ir aprendiéndolo.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Es verdad, Enrique, se puede aplicar a más ámbitos y encaja a la perfección con ese ejemplo pero supongo que no te atreverás a decir que tú no sabes escribir. Ni siquiera que no practicas. Escribes en el blog, correos... y todo suma. Y me consta que lees, a tu ritmo, pero más de un libro en dos años.

    Muchos besos!!!

    ResponderEliminar
  7. Mel, el día que tú no veas dobles sentidos en mis palabras me preocuparé e iré corriendo a ver si te has puesto mala.

    Yo solo he escrito un micro. Un poco raro.

    Besotes

    ResponderEliminar
  8. Mónica, nunca hay que dejar de soñar, aunque a veces conviene pararse a escuchar. Yo estoy esperando escucharte!!!

    Besos, escritora!!!

    ResponderEliminar
  9. Perteneces a una generación de escritoras que me vuelve loca.. Desde luego, no sé de qué pasta estáis hechas, hija mía...
    Besos mil
    Cita

    ResponderEliminar
  10. Cita, pertenecemos, no te escapes que tú tienes mucho talento!!

    Besos

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?