miércoles, 2 de abril de 2014

EL AMO DEL FUEGO DE ENRIQUE OSUNA VEGA





Sinopsis:

Daniel Salgado es un joven universitario, de familia acomodada y acostumbrado a una existencia plácida. Sin saber muy bien cómo, un día retrocede en el tiempo cientos de miles de años. Angustiado por la situación y aferrándose a la pesadilla como única explicación posible, se ve indefenso, perdido en un paraje inhóspito y obligado a sobrevivir sin más ayuda que su inteligencia.
Pero ¿es tan poderosa la elogiada mente del Homo sapiens? ¿Sería el hombre actual capaz de fabricar útiles, encender el fuego, enfrentarse con éxito a las fieras con armas rudimentarias, guarecerse del frío y procurarse alimentos? Con su mayor capacidad craneal y su ingente arsenal de conocimientos, ¿lograría usted sobrevivir como lo hacían nuestros primitivos ancestros?
El amo del fuego es una historia de lucha, de solidaridad, de sacrificio y de amor en un mundo mucho más cercano de lo que parece.

Mis impresiones:

En muchas ocasiones soy lectora cero, por eso últimamente veis pocas reseñas en el blog. Son libros de los que nada puedo contar hasta que no estén publicados. Mi misión en este caso consiste en dar una opinión sincera del texto y procuro ponerme en la piel del lector más capullo para advertir al autor dónde están los puntos débiles del texto, sobre todo para que cuando llegue el tan temido comentario negativo no le pille de susto. Ya sé que a lo mejor lo que tenía que hacer era mirar si se ha escapado una tilde o sobra o falta una letra, pero me parece que intentar ver un poco más allá puede ayudar a no llevarte disgustos.

En el caso de El amo del fuego poco pude decir en este sentido porque apenas tenía errores y además la historia me hizo disfrutar muchísimo. El tiempo que empleé en su lectura se pasó volando y la saboreé (de esto también le hablo al autor, no os vayáis a creer que sólo me fijo en lo malo), tanto es así que, como en ese momento no hice una reseña, lo he vuelto a leer.

La novela arranca a modo de diario, el de Daniel Salgado, un joven de clase alta afincado en Salamanca, donde estudia Derecho. Daniel, con su novia Elena, su amigo Luis y Marina, la novia de éste, decide pasar unos días de ruta gastronómica por Castilla y León, para degustar los platos típicos de cada lugar. Ya se sabe, cochinillo en Segovia, morcilla en Burgos... una serie de lugares comunes que en principio no indican que ese será un viaje decisivo en su vida.

La visita a Burgos se prolonga y la pandilla decide visitar el yacimiento de Atapuerca en Ibeas de Juarros. Daniel, poco interesado en las explicaciones de la guía, se desvincula del grupo a la más mínima excusa y acaba entrando por su cuenta en un espacio vetado para los visitantes. Allí su natural torpeza le hace acabar empapado y su móvil nuevo de última generación fallece víctima de un chapuzón. Hasta ahí todo parece normal pero deja de serlo cuando Daniel descubre al salir de la cueva un grupo de lo que él considera figurantes del Parque Arqueológico. No lo son. Ha ocurrido algo extraño y ha viajado millones de años en el tiempo y se encuentra, de pronto, con un clan prehistórico.

Al principio todo es un sinsentido que él gestiona como si de un sueño se tratase...

No quiero contar más porque creo que ya me he pasado. Sólo deciros que a lo largo del relato Daniel va sufriendo una mutación en su forma de entender el mundo. La experiencia que está viviendo (o soñando) le está marcando, poniendo patas arriba sus convicciones, haciéndole reflexionar sobre cómo vivimos, cómo nos relacionamos, lo que significan palabras como amistad, la importancia de la comida... Son tantas cosas las que le suceden que Daniel, cuando regrese al presente, no será el mismo.

En ese punto la novela cambia. Sigue a modo de diario y cuenta las dificultades de Daniel para adaptarse de nuevo a lo que hasta entonces era su mundo conocido. La locura que ha vivido le trastorna hasta el punto de que abandonará todo.

El relato está salpicado por una prosa exquisita, una riqueza de vocabulario difícil de encontrar en la literatura actual y una forma de narrar que en más de una ocasión me ha hecho soltar carcajadas. Los personajes, a pesar de que no hablan el mismo idioma, encuentran la manera de comunicarse y Enrique Osuna logra que conozcamos perfectamente a los miembros del clan con sus particularidades: Medio Pie, el hombre Arbusto, Ojos Claros, el Abuelo, La Viuda, Brujita... a cada uno le pone un mote para diferenciarlos y hace que nosotros, como lectores, los individualicemos.

Es una novela reflexiva a ratos, divertida mucho tiempo, tierna, dura. Incluso tiene su parte de metaliteratura al final, ya descubriréis por qué.

¿La recomiendo?


Pues claro que la recomiendo. Como ocurrió con El eterno olvido, no pude soltarla.

7 comentarios:

  1. La historia empieza muy prometedora con esa ruta gastronómica de cochinillo y morcilla ;-))
    Habla mucho en favor de Enrique Osuna, como autor, que vuelva al panorama literario con una novela tan distinta de la anterior ("El eterno olvido") y que se atreva con un viaje en el tiempo, que tan buenos resultados literarios puede dar si se refleja con talento (como es el caso, como tú nos cuentas). Mucha suerte, Enrique!!

    ResponderEliminar
  2. Ya me habías hablado de ella y me había quedado con ganas de descubrirla así que ahora ya no tengo excusas, yo creo que me va a gustar mucho y además El eterno olvido me encantó
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Muy distinta a El eterno olvido esta novela por lo que cuentas. Suele gustarme esto de los viajes en el tiempo, así que me parece que también disfrutaría con esta novela.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Tu entrada me recuerda que tengo que leer El eterno olvido

    ResponderEliminar
  5. Pronto se cumplirán cinco años de el día en que decidí escribir. Al principio fue la soledad. Dos años después di a conocer "El eterno olvido" y los blogs literarios se volcaron conmigo. No paré de recibir propuestas, opiniones, reseñas, entrevistas. No me lo creía. Luego todo se fue calmando. O apagando. Quizás olvidando. Pero lo cierto es que desde las primeras palabras que cruzamos hasta hoy, en el apogeo y en el olvido, tú has estado siempre ahí, valorando cuanto escribo con la misma expectación e idéntico cariño. Grande Mayte.

    ResponderEliminar
  6. Enrique, ¿no será que tú tampoco te has ido?

    Hablando de la novela, es fantástica porque te hace pensar, reír, reflexionar... se merece que le den una oportunidad de lectura. Hay mucho bodrio por ahí llevándose tiempo de lectura y el tiempo es algo limitado en nuestras vidas. Habría que gestionarlo mucho mejor de lo que hacemos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Me ha hecho gracia lo de meterte en la piel del lector más capullo, pero claro que la opinión tiene que ser sincera y avisar de cualquier cosa que pueda ser motivo de crítica.
    Ya sabes que compré la novela el día que salió a la venta. Disfruté mucho con "El eterno olvido" y por lo que cuentas esta también es una gran novela. Ya te contaré.
    Besotes

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?