viernes, 18 de abril de 2014

GRACIAS, GABO.

Conocí a García Márquez en 1988.

Literariamente hablando, claro, no tuve la fortuna de cruzar mi camino con él. En ese año leí Cien años de soledad con la intensidad que se lee una novela que alguien se molesta en analizar frente a tus ojos. La disfruté, la entendí, la viví y Macondo se quedó en mis recuerdos para siempre y dejó tanta huella que ese verano fueron sus libros los que elegí como venda para curar mi herida más  grande hasta ese momento, esa que deja la muerte cuando se presenta de imprevisto y demasiado pronto para que la entiendas.

Me refugié en sus libros y leí todos los que había en la biblioteca, en el mismo orden en el que estaban ordenados en la estantería pues ese verano nadie más les prestó atención. Después, poco a poco, fui incorporando más a la lista.

Cien años de soledad, nuestro encuentro, es una de esas lecturas que siempre me digo que tengo que repetir pero que no me atrevo porque las sensaciones que me dejó fueron tan buenas que a veces me da por pensar que, lógicamente, ahora no soy la misma de entonces y quizá no la viva igual. Debería perder el miedo porque Crónica de una muerte anunciada la habré leído... de siete a ocho veces y en cada relectura me sorprende más que, sabiendo el final desde la primera línea, habiéndola leído tanto, quiera seguir sumergiéndome en ella.

Ayer, Gabo, dejó de respirar. Se apagó su voz pero sus palabras se quedarán para siempre con quienes quieran acercarse a todas esas historias que nos dejó como legado.


Hoy se suceden los homenajes, el pésame, las frases rescatadas de sus novelas fundidas con su imagen que se repiten en las redes. Habrá quien no ha leído ni una novela pero que se apunte al carro de las condolencias. Habrá, incluso, quien se permita la broma de mal gusto pero ya se sabe que hay gente que gusto no tiene. Lo demuestran a cada paso que dan.

Yo quiero decirle, de nuevo, gracias. 




5 comentarios:

  1. Es lo mejor que podemos decir hoy. Gracias. Por sus palabras, por sus historias, por sus grandes personajes...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Es una gran pérdida para todos aquellos que hemos disfrutado y soñado gracias a sus escritos. Por suerte, sus obras perdurarán por siempre. Mil gracias, Gabo.
    Besos:)

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo, muchas gracias, Gabo.
    Besos,

    ResponderEliminar
  4. Soy un poco reticente a este autor, porque cuando era chica, en el colegio, me hicieron leer "Relato de un náufrago" y me aburrió muchísimo. Aunque eso no quiere decir que no vaya a volver a leer nada de él, pero por ahora no me siento muy atraída.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Reconozco que no he leído sus grandes obras, sólo "El coronel no tiene quién le escriba" y "Memoria de mis putas tristes". Seguiré leyéndolo porque nos ha dejado un gran legado, siempre estará presente en las bibliotecas, en la mente y en muchos hogares.
    Besos

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?