viernes, 25 de abril de 2014

REMATANDO ABRIL

Desde el pasado sábado estoy viviendo una semana muy intensa en cuanto a presentaciones del libro y encuentros con los lectores. Para mí, aunque ya había experimentado sentarme delante de un grupo de personas que se habían acercado a mis novelas, está siendo algo en cierta manera nuevo porque estoy yendo sin el apoyo que supuso, por ejemplo, sentarme en Madrid el 14 de febrero al lado de Antonia J Corrales o el 21 de marzo con María José Moreno.

Hoy cierro el ciclo de abril a las seis de la tarde en la Biblioteca de Fuenterrebollo (Segovia) y será la vez que más sola me encuentre porque además ninguna de las personas (anonimas en las redes) que me acompañan de manera habitual, pueden estar conmigo. Supongo que no habrá fotos que compartir (no se me ocurre cómo hacérmelas a mí misma) y tampoco tengo muy claro cuál será el enfoque que le daremos a la charla, pero de lo que estoy segura es de que lo disfrutaré, como todo lo que me está pasando en este último año y pico, desde que subí a Amazon Detrás del cristal.

Al fin y al cabo, eso es lo que quedará cuando todo esto acabe.

He estado pensando en la huella que me están dejando todas estas experiencias, el poder saber de primera mano lo que opinan los lectores de las palabras que escribes, cómo, a pesar de la "locura" con la que arranca la novela, encuentras lectores que asumen que es ficción, se sumergen en ella y se dejan llevar de la mano. Me encanta que me señalen frases que de pronto abandonan el contexto del libro para posicionarse frente a sus ojos con significados aplicables a sus propias vidas y que me cuenten otras historias que, quién sabe, igual en el futuro acabarán inspirando a otros personajes de ficción.

Todo esto me enriquece como persona y siento como si estuviera tomando notas, en una libreta imaginaria, para después trasladar las sensaciones al papel. Porque sé que, al final, cualquier detalle se acabará colando en una novela, a modo de guiño que tal vez sólo entienda yo.

Iré con los ojos abiertos y los oídos dispuestos.




3 comentarios:

  1. No te hará falta a nadie de los que te seguimos en la red para sentirte arropada, ya verás. Estoy segura que hay mucha gente que te sigue y que irá a verte hoy que no está metida en esta secta de los blogs xddd! Biquiños!

    ResponderEliminar
  2. No!!! Si precisamente los que no pueden venir son los que vienen siempre, del mundo real. Es mala hora, así que me iré yo sola :(

    Espero no perderme!!!

    ResponderEliminar
  3. Cada presentación y cada firma es algo único que siempre te aportará experiencias y recuerdos muy bonitos. Ya leí las anécdotas de la gente que vino a verte. Me alegro que disfrutes de cada acto. Hay muchos detalles y comentarios de la gente que pueden aportarte mucho para futuras novelas, aprovéchalos.
    Qué pena no poderme acercar a Guadalajara, tan cerca que lo tenía...
    Un besote

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?