viernes, 9 de mayo de 2014

REESCRIBIR

Una vez leí una cosa: la vida no se puede reescribir. Uno comete el más mínimo error, el más idiota de los errores, el más absurdo, y te pasas el resto de tus días pagando por él. 

En la novela no. Ahí puedes retocar, reescribir, reelaborar. Pensar de nuevo y volver a empezar. Soplar a los personajes la mejor de las respuestas en el mejor de los momentos.

Sin embargo, las tonterías que haces en la vida, permanecen para siempre. 

Por eso intento evitarlas siempre.

4 comentarios:

  1. Bueno, todos nos equivocamos. Pero mira, con el tiempo te das cuenta que mejor haber hecho la tontería y arrepentirte que no haber hecho nada y arrepentirte toda tu vida. Además, con el tiempo todo se pone en perspectiva, se minimiza y, a veces, hasta adquiere sentido. Bss

    ResponderEliminar
  2. La imprecisión más insignificante te hace perder una partida de ajedrez. Los errores no tienen vuelta atrás, pero siempre habrá otra partida. La vida da más oportunidades, si no para enmendar, para expiar. Y aunque en parte somos lo que nos equivocamos, también lo que reconocemos, lo que aprendemos y lo que cambiamos para mejorar.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, la vida no se puede reescribir. Pero sí que aprendemos de los errores. Aunque a veces no se note y volvamos a equivocarnos.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Eso es cierto, pero una vez leí que la mejor forma de limpiarse del fango cuando has caído es no revolcarse en él, por eso prefiero no fustigarme si hago algo mal. Biquiños!

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?