martes, 3 de junio de 2014

METROPOLITANO DE DIEGO BRIS



Sinopsis:

«… estoy convencido de que, como en el amor, muchas veces, el lenguaje no imprime el sello definitivo ni embala todo lo vivido y es el involuntario movimiento de los hechos el que todo lo resuelve.» 

Así comienza Leopoldo Aguilera su vida en Madrid, ciudad a la que llega junto a su hermano Julio en el año 1917 para trabajar en la construcción del Metropolitano Alfonso XIII. Madrid, con sus cafés y toros, con sus cuplés y palacios, con sus obras y sus verbenas, teñirá su historia de esfuerzo, dolor, misterio, amor y muerte desde los barrios obreros del norte de la ciudad hasta la inmundicia del extrarradio, arrastrando a la perdición dos almas tan distintas. Atrapados por los sucesos históricos que azotaron Madrid durante aquellos meses, los dos hermanos se verán envueltos en una conspiración anarquista que pondrá en peligro la vida, incluso, del rey Alfonso XIII, y cambiará sus destinos para siempre. 

Diego Bris Cabrerizo (Guadalajara, 1973) está casado y tiene dos hijos. Ha desarrollado su carrera profesional como ingeniero de caminos en diversas constructoras nacionales, compaginándola con su pasión por la literatura, que se ha plasmado durante años en cuentos, relatos breves y microrrelatos, algunos de los cuales han sido merecedores de diversos premios. Metropolitano es su primera novela y el fruto de trece meses de trabajo, con la que pretende ubicarse en el panorama literario actual.

Mis impresiones:

Metropolitano es una novela que llegó a la casa familiar de la mano de mi madre. Me lo dejó en mi habitación y me habló de ella pero, como siempre voy a mil por hora, siempre me acababa marchando y cuando me quería dar cuenta me lo había vuelto a olvidar. Durante semanas, cada vez que volvía a encontrarme con él miraba la contraportada y me prometía que esta vez lo metería en la maleta pero eso no sucedió hasta hace unos días. Supongo que, como he dicho muchas veces, no le había llegado el momento de caer en mis manos porque en cuanto lo abrí y empecé a leer me encontré atrapada entre sus páginas.

La historia que nos presenta está estructurada en tres partes que se corresponden cada una con un año: 1917, 1918 y 1919 y se narra en primera persona por el protagonista de la misma, Leopoldo Aguilera, un muchacho que nació con el siglo XX. Arranca la historia en un pueblo de Guadalajara, Hiendelaencina, un pequeño paraje famoso por sus minas de plata, que en el año 17 están casi agotadas. Esto, unido a la muerte de su padre y de Sagrario, la muchacha de la que está enamorado, obligan a Leopoldo y a su hermano mayor, Julio, a buscar trabajo en otra parte intentando salir de la miseria el abandono que amenazan con hacerse dueños de los hermosos campos que rodean el pueblo. Encontrarán trabajo en la obra del metropolitano, un proyecto faraónico con el que se pretende que Madrid se modernice, poniéndose a la altura de otras capitales europeas.

Con muy poco dinero en el bolsillo, los hermanos abandonan Guadalajara para emprender un viaje a la capital que cambiará sus vidas.

El telón de fondo de la novela es la construcción de la primera línea de Metro. Diego, de profesión ingeniero de caminos, retrata con maestría todo el proceso, situando a sus personajes como protagonistas de la novela que se nutre, en su totalidad de elementos históricos. Como él mismo cuenta en el libro, todo el telón de fondo del libro se ha construido a base de noticias reales y Leopoldo, Julio, Lucía, Federico, el Topo y el resto de los personajes de ficción son piezas necesarias para emprender este viaje por el pasado de Madrid. Lo que también es ficción es el eje de la trama, una historia de asesinatos e intrigas que bien pudieron suceder dentro de este contexto.

Leopoldo, el protagonista, es muy joven cuando empieza la novela, en realidad en toda ella, y ese mismo hecho nos da una medida de cómo han cambiado las cosas en los últimos cien años. Hoy, los 17 años son la adolescencia de un muchacho mientras que él lleva varios años curtido en el duro trabajo de la mina (aunque se le note poco en los músculos). Diego Bris deja también un espacio para contar una historia de amor, la que le une a Lucía.

La prosa de la novela es elegante, con un vocabulario muy rico. Creo que os va a gustar mucho esta lección de historia bien condimentada, entretenida y adictiva.

Sobre las sensaciones de lectura que me guardo, tengo que decir que han sido muy buenas. Antes de darme cuenta me había leído más de cien páginas, ignorando por completo lo que sucedía a mi alrededor. Eso, empezar un libro y no poder dejarlo, me encanta. No hay nada que me moleste más que avanzar penosamente por las páginas de una novela deseando que termine. Si además le añadimos que aún quería que continuase aun cuando la historia está perfectamente cerrada, creo que lo digo todo.

Lo único que no me gusta de la novela es la portada, no creo que le haga justicia a la historia que contiene. Elegir una cubierta atractiva, que además cuente a su manera lo que contiene el libro es una tarea complicadísima y en este caso creo que se queda muy corta, pero es una impresión personal.

A veces señalo frases.
Me voy a quedar con esta.

"La memoria solo escoge a los triunfadores, al resto, los amontona sin nombre ni respeto en las fosas comunes de los cementerios". Metropolitano.

La novela ha sido editada por Ediciones Libertarias y Diego estará este próximo fin de semana firmando ejemplares en la Feria del Libro de Madrid, caseta 237. Por si os apetece echarle un vistazo.

Horarios de la FLM14:

Viernes día 6 de junio (de 18:00 a 21:30 horas). 
Domingo día 8 de junio (de 18:00 a 21:30 horas). 
Jueves día 12 de junio (de 18:00 a 21:30 horas). 
Sábado día 14 de junio (de 18:00 a 21:30 horas). 
Domingo día 15 de junio (de 11:00 a 15:00 horas).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Me dejas tu reflejo?