sábado, 7 de junio de 2014

UN VIERNES EN LA FERIA DEL LIBRO

Viernes, 6 de junio de 2014.

Agotada pero feliz. He vuelto a casa con un par de libros bajo el brazo, ampollas en los pies y toneladas de cansancio, pero ha merecido la pena.

A las nueve me monté en un autobús que me descargó en la estación de Méndez Álvaro, donde Mercedes Gallego me esperaba, dispuesta a darme una sorpresa. Era tan, tan, tan secreta que se la dio también a ella misma: una ruta turística en coche por Madrid de una hora y pico intentando aparcar el coche. Ella estaba convencida de que su TomTom iba genial hasta que me monté en su coche.

Conclusión: soy gafe.

Después de relajarnos un poco nos dirigimos al restaurante donde nos esperaba Julio G. Castillo. Apenas unos minutos después de llegar nosotras, se abrió la puerta y apareció Eduardo Perellón. A la mesa preparada para ese día le faltaban aún tres personas: Manuel Navarro, su mujer y María José Moreno. Salvo Mercedes, nadie sabía que yo estaría allí porque quería que fuera una sorpresa para María José, pero no aguanté para dársela hasta que llegó porque me llamó antes por teléfono. No pude resistir más: le dije que lo que me quisiera contar me lo dijera en la comida. Tras la sorpresa inicial entendió que la confusa historia que le había contado esta semana sobre un cambio de horarios no era más que una excusa.

La comida transcurrió envuelta en una charla agradable y las horas se fueron escurriendo poco a poco entre ensaladas, foie y pasteles, poniéndole a todo la guinda con un café. Y vino del Campo de Borja.





A las seis y media, tras tomar algo en la Casa Árabe, entramos en la Feria. El recorrido hasta la 222 lo hice regular, notando ya que los zapatos habían decidido morderme en varios sitios. María José se instaló en la caseta, al lado de Nati y tras charlar con los lectores que se fueron acercando (Marina, María Loreto, Gema, Tino,...), me marché a ver a César Pérez Gellida. Y cuando volví, otro paseo para buscar La curva de tu sonrisa, de Alex von Karma. Los zapatos, a estas alturas, los hubiera lanzado al aire. Seguro que descalza, pisando piedrecitas, hubiera ido más cómoda.






En la caseta 222 me encontré con Pedro, El Buho Entre Libros y con Teresa Seshat. La próxima semana hemos quedado en vernos de nuevo

Justo antes de cerrar la caseta una pareja de mediana edad se acercó y ella agarró un libro de María José. La verdad es que me lo puso fácil, yo que estaba a su lado se lo recomendé sin dudarlo y ella acabó decidiendo que se lo llevaba dedicado, para regalarlo en un cumpleaños. Ahí María José, cual maestra del capóte, rápida como el rayo, le contó que yo también tenía un libro. ¡Qué casualidad! ¡Ella necesitaba otro regalo de cumpleaños! Total, que acabé firmando un libro, en realidad el segundo del día porque el primero fue un ejemplar de La arena del reloj que le regalé a Mercedes Gallego.


El próximo viernes me toca a mí, estaré en la caseta 222 con la misma sonrisa ilusionada que ayer no abandonó a María José. Espero que tenga algo de la magia de este primer viernes de junio.

7 comentarios:

  1. Eres un torbellino y siempre nos traes historias de los más divertidas. Siempre te pierdes por Madrid, ya verás otra que igual ni llega al Retiro, jaja.
    Me alegro que fuese un día tan bonito y en tan buena compañía.
    Ya estoy deseando que llegue tu día y de estar ahí para verlo en directo y darte un besazo. Espero coincidir con Pedro y Teresa.
    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Marga, me pierdo en Madrid, en Sevilla, en Burgos y en Basardilla si hace falta. Eso y caerme son mis especialidades (y tú viste que no miento, fuiste testigo del día que traté de desenchufar el ordenador y acabé cayendo de cabeza y encajándome entre los dos sofás).

    Yo creo que los días, la vida en general, nos la inventamos un poco. Si queremos ser felices y sonreír, hasta por lo más tonto lo hacemos. Si nos da por sufrir, a veces podrían darnos un master. Procuro buscarle a todo el lado amable. Puestos a elegir, me quedo con el chico más guapo, ¿no? Tonta sería si no...

    Besos

    ResponderEliminar
  3. La cultura unida a la gastronomía, y sobre todo a la buena gente, no tiene precio, Mayte. Una jornada muy agradable.

    ResponderEliminar
  4. Es verdad, Julio. De toda esta aventura me quedo sin duda con las personas que he acabado conociendo. Me costó levantarme de la silla del restaurante (y no porque me hubiera comido todas las tartas, que casi) sino porque estaba muy cómoda entre vosotros. Fue un placer conocer a Manuel y a Juani, a los demás ya os conocía.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Un día muy bonito.
    Como ya te conoces el camino, el viernes, aunque estés nerviosa, no te perderás, jejeje.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Y me voy a llevar otros zapatos!!! Espero tenerte a mi lado, Teresa. Me sentiré más segura.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  7. Me encanta ver a tantos amigos juntos, lástima no poder coincidir con vosotros en esa mesa. Espero que el año que viene podamos coincidir en la Feria todos juntos.
    Besotes!

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?