viernes, 24 de abril de 2015

¿EXISTEN REGLAS PARA ESCRIBIR BESTSELLERS?



De entrada tengo que decir que no lo creo en absoluto, que si existieran y fuera tan sencillo, habría más bestsellers que parados en la cola del INEM. Ya sé que es absurdo, pero hoy cuento esto en el blog por una razón. El otro día, en una de mis miles de excursiones investigadoras por Google, tropecé con un artículo que resumía las diez reglas para escribir un bestseller. Pensaba que no iba a ser capaz de encontrar de nuevo el artículo que leí -es algo que me suele pasar, encontrar algo y después ser incapaz de volver a ello-, pero esta mañana parece que los hados me son favorables y aquí está:


¿Por qué lo traigo al blog? Porque, también uno de estos días, empecé a bromear en Twitter con dos amigas sobre alguno de los puntos, y les prometí que buscaría el artículo y resumiría los puntos. En realidad esto es como mis excursiones investigadoras, algo sin ningún valor práctico, pero para pasar el rato sirve. Yo tengo mis peros a algunos de los puntos.

¿Empezamos?

1.- El libro debe ser una novela porque es el género que prefieren los lectores.

Bueno, esto es cierto pero no es una verdad categórica. Ayer mismo, día del libro, tuve la ocasión de tener en mis manos muchísimos ejemplares que sacaron a la calle para aprovechar el tirón del día. No solo había novela entre los más vendidos, de hecho seguía estando un libro que ha sido uno de los más demandados desde hace ya unos cuantos años: El secreto.

Primera conclusión: escribir una novela puede darte más posibilidades para acabar siendo bestseller, pero no hay que descartar otros géneros.

2.- La prosa debe ser sencilla, que permita leer con fluidez. No debe llamar la atención sobre sí misma, interrumpiendo la acción.

Cierto. Las novelas más vendidas de los últimos tiempos no es que sean precisamente literatura, pero claro, es que no es de literatura de lo que estamos hablando, sino de libros que se venden bien, ¿no?

3.- Debe de ser entretenimiento, una obra de la que sea fácil olvidarse y que no afecte a la vida del lector de forma duradera.

Aquí me quedé pensando un poco. ¿Me acuerdo de, por ejemplo, El Código da Vinci? Anda, pues es cierto, apenas recuerdo nada, pero puede ser que yo tengo una pésima memoria o que, desde que lo leí, he leído cientos de libros y este no ha sido de los que he archivado en una de las mejores estanterías de mi mente. Ay, pero también me acordé de El Principito... Las dudas, llegado a este punto, se multiplican. No es que sea fácil de olvidar.

4.-Debe decir lo que la gente ya sabe y acepta, pero no de manera extraña.

¿Entonces para que hago el esfuerzo de leerlo –y el de comprarlo, que no son precisamente baratos-, si ya sé qué me va a contar? No lo sé, sigo dándole vueltas

5.- Las descripciones deben ser breves, alternándolas con detalles del pasado de los personajes y con acción. .

A mí esto, en bestsellers y en general, me parece bien, que no se enrollen. Prefiero que no haya descripciones a esas que son un coñazo, que se dedican a hacer una lista interminable de elementos que decoran el espacio. Ya sé que también están las otras, las literarias, las que te asombran por la capacidad del autor para dibujar con palabras. Pero resulta, mira por dónde, que estas aparecen poco y más bien en libros que no son bestsellers.

6.- Los capítulos no deben pasar de quince páginas. La novela completa debería tener unas 60.000 palabras si es para niños y 100.000 si se trata de una novela de adultos.

Eso lo leí hace años en otro blog, y la verdad es que me he ido fijando en ello. Siento disentir, las novelas juveniles que triunfan son tochos de más de cien mil palabras y algunas de adultos son más cortas. Supongo que las medias nos gustan mucho, pero también se van modificando con el tiempo.

7.- Los capítulos deben terminar con un gancho, una acción no resuelta, un peligro, que se resuelva en el capítulo siguiente.

Ahí estoy completamente de acuerdo. El espíritu cotilla del ser humano impide que nos quedemos con las ganas de saber, a veces incluso renunciando a horas de sueño. No está nada mal que el autor sepa mantener nuestra atención. De hecho, creo que es algo que debe hacer. Un narrador de historias tiene que saber mantener a la audiencia entretenida. Eso, desde los juglares de la Edad Media, lo tenemos claro.

8.- El protagonista no tiene que tener un carácter muy complejo para que el lector pueda imaginarse en su lugar con facilidad.

No me había parado a pensarlo, pero en mi caso no funciona. Prefiero los personajes con peso, que evolucionan, que se debaten en dudas, que sienten… ah, que no es literatura, es un bestseller, se me olvidaba de nuevo.

9.- Una gran campaña publicitaria.

Ayuda. Mucho. Muchísimo. Me atrevería a decir que es algo completamente definitivo. Fenómenos “literarios” actuales no se explican sin esto de por medio, igual que no entiendes que otros libros no hayan salido del anonimato.

10.- Autor/a guapo/a, joven y con una biografía interesante.

Aquí me mató el artículo, pero porque considero que algo de razón lleva, que muchas veces nos dejamos influir por factores externos. Alguien nos parece atractivo y le prestamos más atención que a otra persona gris o anodina, que tiene más que aportar, pero que no se “vende” tan bien.

Conclusión: nadie tiene ni puñetera idea de por qué un libro se cuela en las listas de los más vendidos y permanece en ellas durante mucho tiempo. Puede que haya rasgos comunes, elementos que se repiten y que inducen a pensar que hay determinados factores que propician el encuentro entre el libro y la cartera del lector, pero nada, nada es defintivo.


Mil palabras.

12 comentarios:

  1. No tiene desperdicio el artículo que comentas, Mayte. El otro día nos reíamos en Twitter por lo de que el autor tenga que ser guapo. Evidentemente, cuando va ligado a una campaña de marketing, puede ayudar, no digo que no. Pero yo no lo veo. A mí me gusta lo que leo, y lo que haga el autor en su vida privada, o si es más guapo o más feo, evidentemente, me da igual. Se trata de llegar al lector, y no es la belleza exterior lo único que importa. Biquiños!

    ResponderEliminar
  2. Claro que no importa, pero no hablamos de literatura, sino de vender libros. Creo que el marketing se ha colado en todo y, aunque nos parezca absurdo muchas veces, funciona.

    ResponderEliminar
  3. Que feo eso de "que sea facilmente olvidable", que el prota sea medio lelo y que el autor ¡sea guapo e interesante!! Jajajajaja!!! Mayte, me matas, no se si se nos va a dar bien eso de escribir best sellers. Y no lo digo porque no seamos guapas, que conste :-)

    ResponderEliminar
  4. Jajaja, yo odio que me hagan fotos, siempre salgo mal. Y no tengo una vida interesante que contar, salvo mis constantes despistes, que no sé si servirán para una biografía arrebatadora...

    ResponderEliminar
  5. Cada día tengo más claro que nunca escribiré un Best Seller, pero me alegro, porque yo no quiero que se olviden de lo que escribo.

    ResponderEliminar
  6. ¿Se escribe junto o separado? Estoy dudando...

    La verdad es que lo mejor sería que las novelas que más se leyeran fueran las buenas novelas, esas que se quedan en tu memoria, cuyas sensaciones no se esfuman en cuanto lees la siguiente.

    Aspiraremos a escribir de estas, aunque sea tan complicado con convertirse en el autor que más vende.

    ¿Qué digo tan? ¡¡Más!!

    ResponderEliminar
  7. ¿Cómo que no tienes una vida interesante que contar? Pero si te acabas de forrar ganando el rosco de Pasapalabra jajaja. No sé, por mucho que el marketing funcione, lo hará para la primera obra. Pero si lees a alguien guapo y después no te gusta el libro, no le vas a volver a comprar, digo yo. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... se ve cada cosa por ahí que es para no creerla..

      Eliminar
  8. Yo no creo en ese tipo de reglas, pero haberlas haylas.
    Ya lo demostraron muchos autores (Humberto Eco por ejemplo). "Se lo que hay que hacer para ser un superventas y como hacerlo. Ahora os vais a enterar: me voy a reir de vosotros, obtendré reconocimiento y encima... me voy a forrar".
    Más o menos fueron sus palabras, y a los hechos me remito.

    ResponderEliminar
  9. Con lo único que ha atinado me parece que es con lo de la campaña publicitaria... Lo de guapo y joven me ha "matao"... ¿Entonces Ken Follet no escribe bestsellers?
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. Fue joven!!!
    Yo creo que leí eso que dice Paco, hace años.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He averiguado dónde me deja contestar los comentarios. Permitidme que tontee un poco.

      Eliminar

¿Me dejas tu reflejo?