jueves, 21 de abril de 2016

PAN DE LIMÓN CON SEMILLAS DE AMAPOLA (III)

La novela avanza y la lectura también, aunque a un ritmo menor del que desearía. Hay dos factores que lo impiden: mis propios compromisos para el día del libro, que me tienen enredada y que, durante bastantes páginas, la acción se ha ralentizado.

Me cuenta el pasado de los protagonistas y la trama espera paciente a que termine.

Yo, que soy nerviosa por naturaleza, no consigo que la lectura me sumerja del todo porque necesito un poco más de acción. Sé que es básico que conozca a los personajes para después poder juzgar sus decisiones, pero este ritmo pausado, que contrasta con lo sencillo que fue empezar y lo deprisa que me bebía las páginas, está frenando el que la termine antes.

El fin de semana se acerca. El 23 me esperan a mí los lectores lejos de casa, así que seguro que el final no lo conozco hasta la semana que viene.

Sigo...

5 comentarios:

  1. Me pasó algo parecido con Misión Olvido, hubo páginas que me ralentizaron por el pasado, pero pronto volvió la "acción" y lo agradecí. Solo hay que tener paciencia, aunque a veces esa paciencia no se ve recompensada... >.<

    Espero que vaya a mejor la lectura cuando vuelvas a ella ;)

    ResponderEliminar
  2. Lo tengo pendiente en mi estantería y vamos, espero que no se me atragante mucho. Saludos y felices lecturas :D

    ResponderEliminar
  3. Solo son unas páginas, enseguida coge otra vez ritmo y se avanza rápido. Merece la pena leerlo.

    ResponderEliminar
  4. Joeee y yo para qué miro?? Lo empecé ayer por la noche!!
    Reset, borrar!
    BEsos

    ResponderEliminar
  5. Jajaja, así no te sientes única si te pasa, o si no te pasa verás que la rarita soy yo.
    Un beso

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?