sábado, 13 de agosto de 2016

AUTORES DESCONOCIDOS

Leo mucho. Eso, echando un vistazo al blog, no es ninguna novedad, y tampoco si digo que no solo leo a autores de renombre, ni a clásicos, sino también a muchos desconocidos que se están intentando abrir paso en este mundo de la escritura sin el apoyo de ninguna editorial. Algunos son auténticos descubrimientos, novelas fantásticas que no tienen avales y que, sin embargo, cumplen mis expectativas lectoras. Incluso por encima de otros que sí vienen de la mano de editoriales punteras y que tienen mil reseñas fantásticas en las redes. Otros, por el contrario, no me convencen en absoluto, siento que todavía el autor tiene que madurar como tal, pero no por ello los aparto como autores y no doy otra oportunidad más adelante. Creo que todos estamos aprendiendo y es normal no llegar con todo sabido a la primera.

Pero hay gente que publica en Amazon a la que no leeré.

¿Motivos?

Las sinopsis de sus libros. Algunas tienen deficiencias de redacción tan graves que me parece que si, en esas escasas líneas de presentación, no han sido capaces de hilar las ideas, el libro me costará seguirlo. Lo sé, porque varias veces obvié este detalle y fueron absolutos fracasos lectores. Lo sé, porque a veces hasta leo los fragmentos gratuitos por si me equivoco, pero la verdad es que no suele ser el caso. Si alguien no tiene un dominio de la lengua mínimo, en esas pocas frases se nota mucho, incluso porque algunas tienen hasta faltas de ortografía de las que hacen sangrar los ojos.

Otra de las razones son las flores.

(Ahora os imagino pensando en portadas con flores, jarrones, floristerías o aromas evocadores... No, no son esas).

Son las flores que los mismos autores se echan a sí mismos en las líneas de presentación de la novela que deja Amazon. En ellas se puede poner lo que uno quiera, por mucho que digan que están revisando el texto antes de dar el visto bueno para que suba a la plataforma no es cierto: pasa cualquier cosa. Si no, no es comprensible que un autor que acaba de llegar se compare a sí mismo con un clásico del género en el que encuadra su obra, o que se adjudique alabanzas que en todo caso corresponderían a los lectores. No me refiero a cuando se incluyen fragmentos de reseñas que han salido del libro, sino antes, cuando no hay nada (buceas por la red y de verdad no hay nada), cuando aunque te pases el día observando el top no has visto jamás el libro (de hecho está en el puesto 25000 o más) pero te dicen ufanos que fueron número uno. ¿Dónde? ¿Entre sus conocidos?

Es algo muy curioso: a más flores, menos "chicha" en el libro.

El otro día hablaba con dos amigas escritoras, de las buenas, y las tres concluíamos que parece esencial inflar el curriculo para darse a sí mismo una presencia con la que competir en Amazon. Pero en ese planteamiento hay un error.

Esto no es una competición.

Esto no debería ser una competición, más bien.

Esto es algo a lo que le deberíamos tener muchísimo respeto. Si se sube un libro es porque alguien se deber haber tomado su tiempo para escribirlo, corregirlo, apuntalarlo y hacer algo al menos digno. Legible. Guste más o menos, a más o menos gente, pero lo importante es el libro en sí mismo. Esto no es una competición con los demás, o no debería serlo, deberíamos competir con un único "enemigo": nosotros mismos. Lo que se debería poner a prueba es nuestra capacidad para mantener la atención del lector por lo que hemos escrito, y no captarlos con la promesa de que somos el nuevo Alfred Hitchcock o la mismísima Isabel Allende.

Así no.

Otra cosa que quiero decir es que estos días me están llegando un montón de correos de gente que quiere mandarme sus novelas para que las lea y dé mi opinión. Autores desconocidos, como lo fui yo hace no tanto (creo que lo sigo siendo). Muchas gracias porque todos llegan de manera muy respetuosa, pero tengo que deciros que no leo así. Sé que estáis muy ilusionados por encontrar lectores, pero hay otros blogs que se dedican a ello y lo hacen de maravilla. Yo no, y además este blog no tiene apenas repercusión. Yo, además, compro todos los libros que reseño y solo escribo de los que me gustan porque la falta de tiempo y mis propios problemas me pueden. Prefiero seguir eligiendo yo y espero que no os molestéis conmigo cuando os respondo que no.

De verdad, no puedo.

10 comentarios:

  1. Has hecho una reflexiones muy interesantes y además, comparto plenamente tu opinión porque es cierto que una Editorial no garantiza calidad y como tú, me gusta darle oportunidad a autores noveles, algunos de los cuales, me han sorprendido gratamente con sus primeros trabajos.
    En cuanto a ofrecimientos, yo estoy declinando prácticamente todos porque llega un punto que siento que no leo por afición sino por obligación, y aunque me sabe fatal tener que decirles que no, me es imposible aceptar sus propuestas.
    Un beso !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me empezó a pasar y no quise que la lectura se convierta en algo que acabe odiando. Solo leo por lo que hay que leer, por placer. Y solo cuento aquí lo que me provoca ganas de contarlo. Así he conseguido recuperar las ganas del blog, que las perdí un poco.

      Eliminar
  2. Estoy muy de acuerdo contigo, sobre todo en la parte en la que los autores se echan flores a sí mismos. Cuando un autor se me presenta diciendo que su libro es "la crême de la crême" automáticamente paso. Lo siento, pero tengo que cribar y empiezo por ahí. No me gusta que no se tenga modestia, y no me gusta que no me den la opción de elegir por mí misma lo que considero bueno o no.
    Como siempre, gran entrada, Mayte.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí eso, si te soy sincera, me daría una vergüenza tremenda. A lo mejor es porque siempre considero que estoy en un aprendizaje y hay gente que viene con todo sabido. Quién sabe...

      Un beso

      Eliminar
  3. Estoy de acuerdo contigo. En ese sentido siempre me he sentido como una escritora bastante modesta. Jamás se me ocurriría echarme flores para que la gente me lea, prefiero que sean los propios lectores quienes digan lo que tengan que decir sobre lo que escribo y que así animen a quienes no sepan si leerme o no. Mucho menos se puede hacer con tu primer libro, sin que nadie te conozca.

    Respecto a lo último, es normal que elijas tus propias lecturas y decidas ayudar de esa forma a los autores. Yo si pudiera (en cuanto pueda lo haré, asegurado) lo haría también y reseñaría las lecturas elegidas por mí. De todas formas me pasa como a ti, que tengo muchos pendientes y apenas tiempo D:

    Muchas gracias por esta reflexión, como siempre es un placer leerte :D

    Saludos <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hay muchos autores nuevos que dicen eso de sí mismos sin despeinarse. Yo soy una observadora y he visto cada cosa por ahí que... mejor no hablamos. Creo que son todos huérfanos de abuela.

      ¿Sabes qué pasaría si todos nos sintiéramos libres del todo para leer? ¿Qué ocurriría si los blogs hablasen de verdad de los libros que han sentido como lecturas fantásticas y no los que "convienen"? ¿Si no se plantearan una entrada diaria sino cuando lo sientan necesario? Pues que esto cambiaría mucho, que es probable que muchos libros que nos meten por los ojos se morirían de asco y otros los acabaríamos descubriendo.

      Me quedo con mi método, desde luego, aunque no me regalen libros las editoriales (total, si me sobran, tengo más de cien pendientes), aunque no cree lazos de interés con nadie y aunque este blog no sea referente de nada, porque, además, es que no quiero ser nada más que honesta conmigo misma.

      Besos

      Eliminar
  4. Yo acabo de publicar y me da mucho pudor pedir una reseña, creo que me es más fácil pedir una reseña para otro autor a quien conozco, porque cuando algo me gusta me encanta recomendar, pero para mí misma, ahí ya es otro cantar. Sé que esperar a que la gente te recomiendo sin más es muy, pero que muy lento, pero a mí hay una frase que me ecantan y que decía algo así: "La gota de agua cava en la piedra, no por su fuerza, si no por su constancia".

    Y en cuanto a la sinopsis, he de decir que casi me costó más trabajo redactar esas líneas que toda la novela en sí, ¡qué difícil! Deberían hacer un curso sólo de sinopsis y cómo escribirlas xddd!

    Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cris, eso que dices es verdad, a mí no me cuesta tanto hablar de los demás como hacerlo de mis propios libros. Las veces que lo hago he tenido que pasar un buen rato convenciéndome a mí misma. Al principio de todo sí entré en lo de las ruedas de las reseñas, de hecho a ti te conocí por ahí, pero con la última novela no lo he hecho. Todas las que han llegado, y eso no hace falta que te lo diga porque fuiste la más rápida, llegaron porque quisieron.

      Por cierto, ¿tu libro no está en digital? Tienes que mirarlo, la gente es más reticente a empezar con autores que no conoce en papel que en digital, algo más barato.

      Y sí, la sinopsis es una pesadilla, pero es esencial. Hay que trabajarla, no vale cualquier cosa.

      Besos

      Eliminar
    2. Sí, fuí las más rápida porque cuando entré en la historia ya no pude salir :)

      Efectivamente, mi libro está en digital también y se puede comprar en Amazon por menos de 4€ y, además, los dos primeros capítulos están gratis en la página que tiene mi novela en Libros.com Eso me parece muy importante porque, como tú apuntas, darse a conocer es muy difícil y hay que dar un poquito de uno para que la gente se anime.

      Yo, lo de las reseñas, aceptaré gratamente las que vengan, sin más. Cuando reciba alguna me alegrará saber que no son por compromiso.

      Biquiños!

      Eliminar
  5. Cuesta mucho arrancar sin empujones. Yo sé que sin Tatty y su iniciativa de un autor un mes yo no habría logrado nada porque sería invisible.

    No te rindas.

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?