jueves, 15 de diciembre de 2016

ENTRE PUNTOS SUSPENSIVOS: LA PORTADA.



Buscar una imagen que resuma una historia es una de las tareas más arduas a la hora de preparar la salida de una novela. Tiene que contar mucho de la historia, debe ser limpia, que no agobie con demasiados elementos, es necesario que contenga el título y el nombre del autor y, además, enamorar desde el primer vistazo.

Es, esencial, para que el potencial lector se quede con ella y sienta que quiere adentrarse en sus páginas.

Sé que esto es juzgar a la ligera, elegir sin datos, pero también sé que es algo que hacemos los lectores: enamorarnos de portadas y lanzarnos de cabeza a las novelas. No es un tema que haya que descuidar, porque hacerlo, no ser exigente con la imagen, puede suponer cargarte de un plumazo la tarea de muchos meses de trabajo.

Yo le doy importancia a las portadas. Se la doy hasta el punto de que hay novelas a las que no me he acercado hasta que no me han dado un empujón porque no me entraban por los ojos. Y, al contrario, he dado patinazos de libro al fiarme de esa primera impresión buenísima que me dio una novela y que, una vez en el interior, se esfumó a la media docena de páginas.

Pero con las personas es igual, ¿no?

No todos los envoltorios mágicos llevan dentro magia.

De las portadas de las tres novelas que tengo con editorial me enamoré al primer vistazo. Supe, nada más verlas, que eran el anillo que encajaba en el dedo de la historia. Fue amor a primera vista del que no me arrepiento en absoluto. La modelo (rusa, lo he averiguado) que se planta de brazos cruzados en Detrás del cristal me decía mucho del fondo de esa historia. La imagen de una mujer sin rostro delante de un montón de cámaras en una alfombra roja resumía a la perfección ese trasfondo de La chica de las fotos.

¿Y en esta?

No era fácil encontrar una portada. Empezamos a buscar por una en la que jugásemos con el tipo de letra, en la que no apareciera ninguna fotografía. La verdad es que, una vez visto el resultado, no me enamoré. No me gustó, aunque la idea pareciera muy buena en principio. Volvimos a la idea de una fotografía.

Tras mirar muchas, apareció.

Es la imagen de un camino que desemboca en un lago, que se interrumpe porque el agua ha bajado de nivel y queda lejos. Al lado, una pareja que me transmiten que están enamorados. La historia de Paula y Javier es como ese camino. De pronto se queda sin agua y son incapaces de seguirla, se interrumpe, pero no acaba en realidad. Solo hay que esperar a que el nivel suba y ellos continúen.
Es una imagen limpia. Azul, un color frío, como el frío que hace cuando empiezan su viaje en moto. Azul, como el fondo de Su chico de alquiler, una manera más de dar coherencia a dos historias que no es necesario leer una para entender la otra, pero que se complementan. No hay nadie más en la imagen porque esta novela, a pesar de todos los personajes que aparecen (muchos y complicados de explicar), es una historia en la que ellos dos, y solo ellos, son los que llevan el peso de la trama.

Si la primera opción no me enamoró, esta lo hizo al primer vistazo. Supe que era la que quería, el anillo que ajustaba a su dedo y que la hacía perfecta, al menos para mí.

Y llevan abrigo.

Los lectores cero sabrán el trajín que me traje durante la escritura con el dichoso abrigo de Paula, con el que nos hemos echado unas buenas risas.

Ahora, habrá que esperar a que los lectores futuros sientan lo mismo que yo.


Espero que no me falléis.

17 comentarios:

  1. La vi ayer y es genial. Deseando que llegue. ¿Cuándo, al final? Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 15 de febrero, falta, pero como ya está subida en algunas plataformas en preventa, me parecía el momento de compartirla. Por cierto, alucinada estoy porque ya hay reservas para el papel. Eso no lo esperaba, a dos meses vista, ni en el mejor de mis sueños!!

      Eliminar
  2. Me encanta la portada. (Por no hablar del título). Y me encantará saber qué fue de ellos. Siempre me queda esa curiosidad cuando acabo un libro. Así que... aquí estoy, esperando.

    (Ya sabes que yo soy de digital)

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya queda poquito. Eso sí, se han hecho mayores por el camino. Hay diez años entre la trama de una novela y la otra.

      Besos!!

      Eliminar
  3. La portada seduce, se mete por los ojos. Y me encanta el título. Muchísima suerte Mayte!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Muchas gracias!! La he escrito con las dos premisas de siempre: divirtiéndome y con el corazón.

      Besos

      Eliminar
  4. Ya te lo dije, limpia y clara. Me gusta.
    Deseando leerla 😊

    ResponderEliminar
  5. Llega pronto. Pasa la Navidad y enseguida. Muchas gracias!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Es muy bonita y descriptiva. Me encanta el color azul. Tendrás mucha suerte.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poder compartir lo que escribo ya lo considero una suerte inmensa.

      Besos!!

      Eliminar
  7. A mí me encantó desde el primer momento y, por lo que dices, han dado en el clavo (cosa que no siempre es fácil, sobre todo si no la haces tú).

    Saludos <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue amor instantáneo. Como cuando vi al padre de mis hijos la primera vez y, por algo que nunca he sabido explicar, supe que era una persona importantísima en mi vida. Me fío de la intuición, me ha demostrado que si sientes algo tan fuerte es porque tiene que quedarse contigo.

      Besos

      Eliminar
  8. ohh Mayte ansiosa de leer este libro ojala pueda besos

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?