domingo, 11 de noviembre de 2018

¿CUÁNTO DURA UN LIBRO DIGITAL EN EL TOP DE AMAZON?



Supongo que habrá a quien las novelas en el top le aguanten meses y meses, pero estoy en condiciones de afirmar que, si no media una promoción especial que hayan decidido desde la plataforma, las novelas aguantan unas cuantas semanas, tres o cuatro.

¿Quién es capaz de competir con una novela que está en el programa Prime Reading y además gratis con Kindle Unlimited? ¿Quién puede vérselas con las cuatro o más novelas que cada día aparecen en Kindle flash y que Amazon “buzonea” en nuestros correos electrónicos a precios de risa? ¿Quién puede destacar frente a novedades editoriales de autores estrella y más si ya van entendiendo que hay que poner precios más competitivos?

Pues muy poquita gente, por no decir casi nadie.

Durante algunos años, publicar una novela en la plataforma –sin hacer ningún tipo de trampa- podía significar, si el libro tenía cierto valor, que se vendiera, se corriera la voz y se mantuviera durante meses en el top. Lo sé de primera mano. Hubo también un tiempo que, una trampa legal, devolvía a las novelas a las primeras posiciones: poner la novela gratis. El algoritmo de Amazon, cuando la novela recuperaba el precio de venta, “olvidaba” que esos ejemplares habían sido regalados, los contabilizaba como ventas a efectos de ranking y las novelas volvían a estar visibles. Reconozco que fui imbécil perdida y no aproveché esta oportunidad a pesar de que lo sabía. Lo que sí probé fue a republicar, aunque eso fue un tanto involuntario. Al corregir erratas en mis manuscritos –erratas que muchas veces me enviaban mis propios compañeros escritores, en ese tiempo mágico en el que había más compañerismo que zancadillas-, cambiaba la fecha de publicación del libro. Automáticamente se convertía en una novedad de Amazon, aunque fuera mentira, y eso la volvía a poner en una lista llena de visibilidad que multiplicaba las ventas.

Para llegar ahora al top, se dice que hay autores que tienen grupos organizados de lectores que compran o descargan las novelas en unlimited poniéndose de acuerdo, pero esto podría ser solo una leyenda urbana…

Me he fijado en otra cosa, aunque esto no es nada científico. Es solo producto de mis noches insomnes mirando tonterías en el teléfono. Me he dado cuenta de que el pico de éxito de un escritor, salvo en esos tres o cuatro autores extraños que publican media docena de novelas al mes, está entre la tercera y la cuarta novela. Después, la curva decae sin que entienda muy bien por qué. ¿Tal vez es que los lectores ya saben cómo escribe ese autor, no sienten entusiasmo y deciden buscar otros nuevos? Somos muy de descubrir talentos, es algo que creo que pasa en todos los ámbitos. El otro día escuchaba a Pablo Motos presumir acerca de que había visto a Rosalía, la cantante, hacía mucho tiempo y había sabido de inmediato que sería una estrella. Pues con los escritores pasa otro tanto. Creo que en el despegue de los indies en España ha tenido mucho que ver. Eso de poder contar: yo lo descubrí antes que tú es irresistible para algunas personas. Cuando la novedad no existe, mucha gente se olvida a favor de otros nuevos.

Pero he visto más.

Los libros de autores que no escriben nada mal, pero no están consolidados, no venden ni a 2,99€, salvo que lleven la promoción de Kindle unlimited desde el primer día.

Triste, tristísimo que no se quiera pagar por el trabajo de escribir una novela, pero es que tiene una lógica aplastante: ¿por qué vas a pagar si tienes doscientos mil –literal- gratis si te has hecho socio de ese programa? Salir sin eso es suicidarse literariamente. Bueno, no como Larra, menos mal, pero es un poco perder el tiempo de manera miserable: mientras escribes y cuando promocionas. En esos casos consigues, como mucho, un par de días de gloria antes de darte el tortazo del siglo.

Hablando de otros suicidios: ¿habéis oído hablar de la preventa?

Vamos a ver, ¿a quién se le ocurre dispersar las ventas si lo que cuenta es que se produzcan en un breve período de tiempo para que el libro suba y este visible? Si queréis a un autor, por favor, ignorad la preventa. Reservaos para el día que sale el libro y dadle la oportunidad de ser visible por lo menos cinco minutos, que escribir una novela -bien- cuesta la misma vida y ya que no se puede vivir de ello, por lo menos alimentad sus sueños.

Es que todo consiste en esto: VISIBILIDAD. No existe lo que no se ve, no se vende lo que no está, desaparece de lo que no se habla. No es que los autores estemos obsesionados con las listas, es que para muchos es nuestra vía de comunicación con los lectores. Casi la única. En mi Facebook, por ejemplo, solo hay 2000 personas, de las cuales estoy segura que 1900 pasan olímpicamente de que sea escritora. En mi Twitter tengo 7500 seguidores –más o menos, esos cambian a diario- y la interacción se reduce a unos veinte o treinta que saben que escribo.

La lista es al final nuestro recurso. Y dura menos que los amores de verano.


4 comentarios:

  1. Hola, muy interesante la entrada. Yo he descubierto otros artilugios poco éticos. Pero sí noto un cambio en Amazon que parece que refrita a unos pocos que le generan ganancias y a los demás los usa de relleno para su programa. Algunos optan por pagar para que alguien le haga marketing y otros para que le pongan estrellas. Al fin se trata de posicionarse entre los veinte y permanecer ahí. Muy buenas reflexiones. Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Te ha faltado mencionar que si no se publica con asiduidad, el autor se olvida. Por otra parte, no todos somos de Prime Reading. De hecho, en mi círculo de amigos nadie lo es. Seguimos comprando a la antigua, en muchas ocasiones con el boca a boca y en otras porque nos lo encontramos.
    El bombardeo en las redes, si es excesivo, cansa.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Si esperas más de seis meses entre novela y novela, estás muerto. Y lo sabes...

      Eliminar

Si dejas tu comentario, entenderé que aceptas formar parte del reflejo de este espejo.