viernes, 2 de agosto de 2013

INDIEDITADA

Hace ya cuatro años que me convertí en una indie, una autoeditada, o como queráis llamarlo. En estos tiempos en los que se habla tanto del fenómeno indie, y de amazon como plataforma de divulgación que muchos hemos encontrado, me doy cuenta de que este fenómeno no es nuevo. Simplemente, ha explotado y se ha expandido en los últimos meses.

Hace cinco años gané un concurso de relato breve, dotado con una cantidad económica que no deba para mucho. No sabía qué hacer con ese dinero hasta que un día casi un año después, trasteando por internet, tropecé con la posibilidad de conseguir poner uno de mis libros en papel. No era caro, era fácil y tenía dinero. Hice lo que me apetecía en ese momento: publicar mi libro. La página en cuestión ofrecía la posibilidad de poner la obra en formato pdf, para descargarlo, y como yo nunca he estado demasiado preocupada por el tema económico (nada, en realidad) lo dejé en descarga gratuita.

En principio el plan era conseguir cuatro ejemplares en papel, los que necesitaba para mis familiares próximos, de una historia que había titulado La arena del reloj, y que no era nada más que un relato familiar que en ese momento consideré que no le interesaba a nadie más. Aún recuerdo el día que llegó el paquete, la emoción que sentí al abrirlo y tocar mi novela con las manos. Fue muy, pero que muy especial. El principio y, a la vez, el final de una aventura que había comenzado con el premio por mi relato.

Pero la vida es una sorpresa constante y mi humilde libro empezó a recabar lectores. Casi por su cuenta.

Los cuatro fueron seguidos por otros 25 y en un mes llevaba 100. Bueno, exactamente 104. Todo con el boca oreja y sin salir de mi entorno, y con el agravante de que me da una vergüenza tremenda hablar de esto en persona con la gente. De hecho, a día de hoy, la mayoría de mis vecinos no tienen ni puñetera idea de que escribo. Los que lo descubren me preguntan por qué no lo cuento y yo les digo que en realidad lo hago… a través de internet, que me cuesta bastante menos.

Las peticiones de libros de La arena... continuaron y a día de hoy, en papel, llevo cerca de 500 ejemplares repartidos por ahí.

Como no sé vivir sin meterme en líos, me encargaron una charla de autoedición y esa es la razón por la que publiqué Su chico de alquiler. Con él fui haciendo los trámites legales necesarios para ser autoeditado y paralelamente hice lo mismo con La arena… Me convertí, sin comerlo, ni beberlo, en una indie, editora de sus propias obras. Y sin saber qué era eso de ser indie… Di la charla. Firme libros en una pequeña feria del Libro. Me devolvieron opiniones. Me regalaron reseñas. Me hicieron entrevistas.

Todo raro, divertido. Confieso que me lo pasé en grande en cada uno de los momentos que supusieron estos pequeños pasos.

El salto a Amazon lo di tarde quizá porque esa inquietud de ser leído que tenemos en el fondo todos ya estaba cubierta y porque los libros en papel seguían teniendo demanda y engrosando esa primeras cifras. Los resultados han sido buenos pero no los he vivido igual que lo anterior. Ha sido mucho más estresante y muchísimo menos emocionante todo lo que me ha pasado.

Salvo por un pequeño detalle: con la última novela, Detrás del cristal, conseguí editorial. Por primera vez alguien se ocupará del papel, alguien que no soy yo y la distribución será mucho más sensata que llevar los libros bajo el brazo. No ha sido tampoco una aventura al uso, simplemente colgué la novela en amazon y llegaron las ofertas. Aunque parezca, dicho así, que fue sencillo, que sólo tuve que decidir, puedo asegurar que no lo fue, sino más bien todo lo contrario.

Pero es que a mí las primeras veces nunca me resultan sencillas.

Leo por ahí que está mal visto autoeditarse, porque no tenemos filtros. Creo que es cierto. Existe uno solo, nuestra propia exigencia que tiene también que ver con la paciencia. Hay quien necesita todo ya, y quien se lo piensa y corrige, repasa, remodela… Yo soy del segundo tipo. De hecho me siento como una escultora cuando creo una novela. Primero cojo la cera y hago algo que se parece a un hombre. Luego, con paciencia, voy logrando que aparezcan los brazos, las piernas, el torso. Los rasgos de la cara, en general, están ahí.

Descanso.

Tiempo después, vuelvo a mi escultura. Perfilo un poco los músculos, voy dándole forma a los detalles. Los ojos, las manos, los labios, los dedos de los pies…

Descanso.

Vuelvo de nuevo y me entretengo en el pelo. Miro con cuidado cada uno de los rasgos y con mimo vuelvo a pasar mis dedos, por si puedo suavizar algún detalle más.

Descanso.

Cuando considero que está, sólo entonces, procedo a convertir esa cera en bronce.

Y a veces, muchas, no me vale y vuelvo a empezar…

Por eso, escribir una novela, me lleva años. Decidir que el texto puede ser revisado por otros ojos no me resulta sencillo y después de que lo termino, queda todavía mucho trabajo. Hay que maquetar y pelearse con el problema de la portada, la llave maestra que decidirá, casi más que nada, que alguien que no sepa nada de ti sienta la necesidad de asomarse al mundo que has creado.

Hoy repaso la última y el control de calidad mental que tengo todavía no le ha dado el visto bueno. A saber cuándo sucederá.


Hoy ya no sé si soy indie, editada, indieditada, o una loca contadora de historias cuyos dedos no se pueden estar quietos porque necesitan trasladar a alguna parte todas las historias que circulan por mi imaginación.

9 comentarios:

  1. Me quedo con lo de loca contadora de historias... Me gusta más. Bueno, mejor sería loca contadora de buenas historias. Así queda muchísimo mejor. Y a esta historia aún le faltan muchos capítulos!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Yo también me quedo con lo de "la loca contadora de historias". Mi querida Mayte, tú eres más grande de lo que tú misma te crees, así que simplemente no pares. Al final, cada día siempre puede ser un primer día y cada vez una primera vez.

    Te mando abrazote! Que no había tenido tiempo de pasarme por acá. Y abrazote a la familia!

    ResponderEliminar
  3. Bueno. yo tengo claro que soy una lectora, una enferma de las letras que necesita un libro pegado a las manos y cerca de la vista. Y para mí, eres escritora. Y me importa poco la forma en que se publiquen los libros siempre que pueda acceder a ellos. Mentira, en realidad me importa por el reconocimiento que supone llevar una determinada editorial detrás que además considero merecido.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. "Maravillosa loca contadora de historias". Me apunto a la denominación. Transmite lo que tú siembras por las hojas en blanco. Esas que esperan que las llenes de vida. Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Lo de la autoedición me parece maravilloso. Da oportunidades a quien se les ha negado toda la vida porque las editoriales, cómo todo, es un mundo muy cerrado y lo normal es que sin padrino o enchufe no llegues a nada. Gracias a internet los lectores podemos leer obras tan buenas como la tuya. Afortunadamente sí hay filtros para saber la calidad de una obra. Personas como tú que se encargan de leer, reseñar y comentar. Ahoras las editoriales pueden ir sobre seguro. Lo que triunfa en internet es lo que editan y así saben que él exito lo tienen asegurado.

    ResponderEliminar
  6. Pues tus lectores sí que sabemos qué eres: escritora, autora, creadora ;-)
    Oye, me ha gustado mucho eso de indieditada, qué palabra más bonita. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Mayte: sabes que te sigo, estoy empezando a leerte, empezando a escribir también. Por eso, esta entrada que has hecho me ha gustado mucho: primero porque veo que trabajando mucho sobre el texto o escrito sale finalmente la obra.
    Segundo: que toda esa información que nos dais los escritores sobre como son vuestros comienzos(duros siempre) nos viene muy bien a los que nos gusta escribir, que empezamos por afición y que luego podemos ir más allá según nuestra experiencia,paciencia y otros ingredientes necesarios para poder finalizar una buena obra.
    Al mismo tiempo que cuentas tu "hazaña", con tanto trabajo,ilusiones, esa vergüenza que decías sentir en algún momento de tu vida hacia exteriorizar el hecho de que escribes...eso me ha hecho sentir cómplice en muchos aspectos.
    Mostrar tu lado humano es muy especial para tus lectores...me incluyo.

    Un beso y ya sabes que nos alegramos de tus éxitos y logros.
    Rosa.

    ResponderEliminar
  8. Genial el artículo Mayte, admirable trayectoria. Felicidades.

    ResponderEliminar
  9. Indieditada. Je, je. Me gusta. Un besazo, escritora Mayte.

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?