martes, 13 de mayo de 2014

EL PRECIO DEL ÉXITO


Hoy estaba viendo el concurso que acaba a las nueve, la última de las pruebas que en realidad es la única que me interesa del programa. Antes de ella, como cada día desde hace tiempo, tocaba la promo diaria del libro del presentador. La verdad es que no le hago mucho caso, ya sé que tiene un libro, no he escuchado lo que ha dicho aunque sí ha pasado por mi mente el mismo pensamiento que circula todos los días cuando lo veo: ¿qué pasaría con mi libro con una publicidad de esta entidad?

La respuesta que acude a mi mente optimista de las nueve menos cuarto es que seguro que había cola para que lo firmase en la Feria del Libro de Madrid. (La realidad es que ni siquiera hay planes de que vaya como autora; como persona normal iré, por supuesto). Inciso: mi última firma programada es el domingo de 12:30 a 14:00h en la Caseta de El Corte Inglés, en la Feria del libro de Guadalajara. Ya os ampliaré la información.

El presentador ha preguntado a una de las concursantes qué haría con el premio y entre sus objetivos estaba acabar un libro. Entonces él ha aprovechado para soltar un alegato, para decirle que lo intente y para dejar caer que a él se las están dando por todas partes porque le consideran un intruso en esto de la escritura. No ha dicho eso, en realidad se me han olvidado las palabras exactas que ha usado pero sugería que las críticas que recibe la novela tienen sobre todo que ver con su condición de personaje mediático. El precio del éxito de ventas es que las críticas caigan como machetes afilados por personas que ni han abierto el libro.

En parte lleva razón. Hay gente que lo leerá buscándole los fallos porque se trata de quien se trata y es normal que cuando tiran tu trabajo por tierra te sientas mal y revientes en algún momento. Hay quien lo critica sin haber abierto la novela. No sienta nada bien y eso no me lo tiene que contar nadie porque lo he vivido en primera persona.

Pero tiene otro lado, ese que le proporciona su situación de privilegio, el escaparate impagable que supone que te enfoque una cámara de lunes a viernes mientras enseñas la portada: está vendiendo. ¡Con lo que cuesta hacerlo cuando la única herramienta que tienes es vocearlo en las redes hasta que te quedes sin fuelle! (Lo bueno de las redes es que afónico no te quedas).

A mí no me molesta que haya escrito un libro.
Tampoco que se lo hayan publicado.
Mucho menos que venda muchísimos ejemplares.

Sé que hay autores que se rasgan las vestiduras cuando un personaje procedente de la televisión se pone el disfraz de escritor y se lanza al ruedo de la literatura. Yo no, no me molesta en absoluto porque todos somos otra cosa además de personas que escriben. Nos hemos puesto, en algún momento, ese mismo disfraz. ¿Por qué no un presentador de la tele que encima está todo el día entre palabras? No le veo el problema. Yo soy geógrafa. Conozco escritores que son médicos, otros ingenieros, algunos no tienen ni terminado el instituto. ¿Por no salir en la tele somos mejores? ¡Anda ya! ¡Eso sí que es pensar con simpleza! Otra cosa es cuando el personaje mediático demuestra día a día que no sabe hacer la o con un canuto, que ni se ha enterado de que el acueducto de Segovia es romano y no de la Edad Media. Reconozco que eso me molesta un poco (sobre todo cuando hacen bromas con mi apellido, que manda narices que hayamos tenido que coincidir publicando).

Pero tampoco me parece mal que se vendan estos libros porque son los que realmente sanean las cuentas de las editoriales. No se me olvida nunca que esto es un negocio y que como negocio el objetivo es ganar dinero. No sé dónde he escrito literatura. Pues no, no estamos todavía en eso. Lo dejamos en libros. Literatura la hacen los grandes y la reconocemos cuando ya ha pasado tiempo desde su publicación, cuando los textos, como el buen vino, han mejorado incluso. Cuando en cada relectura descubres algo más.
No tengo derecho a molestarme por el éxito de estos libros, al contrario, es una razón más para exigirme muchísimo más porque sé que no lo voy a tener nunca tan fácil, que lo único que tendré serán mis palabras y mis historias para convencer a los lectores.

Y tengo que decir otra cosa, me ha ganado la rabia que he sentido enredada en las palabras de Christian Gálvez defendiendo su Matar a Leonardo da Vinci. Ahora sí que digo su nombre aunque creo que sabíais de quién estaba hablando todo el tiempo (porque había que ser corto para no darse cuenta y por la foto que he puesto). Me ha convencido su mirada, transmitía dolor porque veía que siente este libro profundamente, que le ha puesto el alma y que, si bien tiene esa parte fácil para vender, lo tiene casi más difícil que yo para convencer porque le han puesto una lupa a cada una de sus palabras.

¿Sabes qué te digo, Christian? Que ojalá vendas muchos y te vaya fenomenal.

Esta foto es de la Feria del Libro del año pasado, la tenía por el ordenador.
De mi cámara, aunque no la hice yo.




19 comentarios:

  1. De acuerdo contigo. Pero no seré yo el que lea su libro, entre otras cosas porque no me creo que lo haya escrito él. ¿Cómo ha podido hacerlo si le falta vocabulario? (basta oirle hablar en Pasapalabra)
    Eso sí, como no lo he leído, tampoco puedo decir que sea malo

    ResponderEliminar
  2. Pedro, a mí no me gusta prejuzgar y en este caso, leyendo algunos comentarios sobre la novela, se está haciendo.

    Tenemos mil pendientes y es normal que ante fenómenos mediáticos pongamos un punto rojo pero me pregunto si esto no es muy injusto.

    Ayer recordé el pasado verano, cuando me llovieron pésimos comentarios en cuanto se supo que tenía un contrato. Me costó meses que alguien abriera Detrás del cristal. Esto se ha revertido pero en medio ha habido lágrimas y la rabia que ayer traslucían sus palabras.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Qué mala es la envidia, pensaba mientras leía tu entrada. Pues eso, Mayte, que envidiosos siempre vamos a encontrarnos en todos los ámbitos, no solo en este de la literatura. Espaldas anchas, sonrisa generosa, y adelante.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  4. Es normal sentir desencanto al ver que hay quien lo tiene más sencillo para ser visible, Mónica. Tú sabes lo que cuesta esto igual que yo, pero creo que todo el mundo se merece una oportunidad. Que se le juzgue después, no antes.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón...yo desde luego no me he planteado ni por un momento ni siquiera ver la contraportada, por el hecho de ser quién es. Pero precisamente por eso vende.
    El otro día en la feria del libro de donde vivo, la gente pedía el libro de la de Antena 3...Yo no tenía ni idea...dos semanas después, me he enterado de que es de la presentadora de un telediario a la que no conozco, Mónica Carrillo...Fácil o difícil. No sé

    ResponderEliminar
  6. Ya lo digo en el post, Mari: fácil vender, difícil convencer.

    Mil besos

    ResponderEliminar
  7. ¿Y cómo sabes tanto con lo joven que eres? Más razón que las santas, porque nos gusta despellejar a diestro y siniestro antes de tener formada la opinión, en este caso, antes de leer el libro.
    Otra cosa es el fraude, porque una persona que no escribe su libro y lo vende como si lo hubiera hecho, se llame como se llame, no es justo.

    ResponderEliminar
  8. Yo tengo que reconocer algo. Al principio pensé que sería otro bodrio, pero lo ojeé en el Corte Inglés y...Oye, no está mal escrito, y engancha. Ahora yo la vuelvo por pasiva: ¿debemos perdernos a un buen novelista por el hecho de que sea famoso? y mi respuesta es que no. Vamos a ver, lo que nos gusta son las buenas historias, seamos concretos, y si esta lo es, y sale más fácilmente a la luz que otras, pues al fin y al cabo, bienvenida sea. Otra cosa es utilizar la cara pasa sacar UN LIBRO, que no nos olvidemos, puede o no ser literatura. Ni por asomo se me ocurre asomarme al libro de la Esteban (la otra Esteban, no la nuestra, jajajaja), porque sé que no voy a leer nada interesante, pero lo de este hombre... Oye, me enganchó, y hasta igual lo compro.

    ResponderEliminar
  9. Pues sí, es el precio del éxito. Porque la fama tiene sus ventajas y sus inconvenientes. No le ha faltado tiempo para defenderse de las críticas, pero seguro que no nos va a contar lo fácil que lo ha tenido para ser publicado...
    Y que conste que tampoco me molesta que haya escrito un libro. Si quizás hasta lo lea, que el argumento me llama mucho. A mí lo que me molesta es cuando se sabe positivamente que el libro lo ha escrito otra persona, pero se pone el nombre del famoso. Pero no creo que éste sea el caso.
    Besotes!!!!

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Mayte, tras leer tu entrada, y compartir este planteamiento en la mayoría de los puntos, sigo manteniendo que hay ciertos "personajes" a los que el disfraz de escritor tal vez no les venga bien cuando le están dando patadas al diccionario cada vez que abren la boca, y además cuentan con esa plataforma pública a la cual haces referencia. No es que los demás seamos Shakespeare o Cervantes, ni mucho menos, sin embargo es inevitable pensar hasta dónde podrías llegar con ese impulso mediático siendo capaz de juntar dos palabras con sentido, que no es poco. Está claro que se trata de un negocio, en el que todo tiene cabida, incluso princesas chonis y ochenteros desfasados.

    ResponderEliminar
  12. Totalmente de acuerdo contigo. Ahora me queda la duda de saber que broma hacen con tu apellido xd! Biquiños!

    ResponderEliminar
  13. Mercedes, en el caso de la que se llama como yo parece muy claro que hay alguien escribiendo detrás pero en este no.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Eso mismo, Félix. Que hay casos y casos, libros y libros y que generalizar no es ni medio sensato. Y mucho menos hablar sin haber leído antes.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Óscar, sabemos que esto es así, que hay productos que se venden como libros. Nosotros, como no somos productos, no tenemos más remedio que escribir libros.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Cris, ahí estamos con la Esteban a vueltas...

    Yo soy la morena, por si había alguna duda.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Lo admito: tengo prejuicios en este caso en particular, que de media por programa diga más de diez veces "te cuento cositas", me supera.

    Y con todo lo que hay por leer, yo lo tengo claro: No voy a hablar ni bien ni mal del libro, directamente no voy a leerlo, porque no me atrae.
    ¿Que está bien y me estoy perdiendo una buena novela? Pues como pasa con tantos y tantos libros.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Entre mi pleito con los medios y algún tema regional, no sé nada de eso. Y, bien les vendría que fuera igual para ustedes, porque eonocer el contexto es mejor después de la primera lectura....

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?