lunes, 9 de enero de 2017

UNA SERIE DE CATASTRÓFICAS DESDICHAS DE LEMONY SNICKET



Aunque he buscado, no he encontrado una sinopsis, así que me voy a limitar a copiar las primeras líneas, que creo que definen muy bien de qué va esta novela:

"Si estáis interesados en historias con un final feliz, será mejor que leáis otro libro. En éste, no sólo no hay un final feliz, sino que tampoco hay un principio feliz y muy pocos sucesos felices en medio."

Así, con esa premisa rotunda (y que se mantiene a lo largo de toda la narración) el autor nos adelanta lo que vamos a encontrar en este primer libro de la serie, titulado Un mal principio. Mal principio para los personajes, mal desarrollo y mal final, pero en los hechos, no en la narración. Porque todo en este libro son eso, hechos desafortunados que viven los tres hermanos Baudelaire.

¿Por qué lo he leído ahora si es un libro que se editó en España a principios de siglo? ¿Por qué lo he leído, si encima se trata de una novela orientada en principio a un público juvenil? ¿Por qué lo he leído si ya sabía que todo iría mal desde las primeras líneas?

Bueno, ya os he dicho mil veces que si contase las cosas que me pasan, me darían para una biografía extensa y que, probablemente, tachasen de fantasiosa, así que esto, lo que pasó para que aterrizase en la lectura de un libro que me costó encontrar porque está descatalogado casi, me lo voy a guardar. Habrá que dejar algo para las memorias, por si algún día me convierto en alguien importante de quien el mundo desee conocer su pasado.

(Después de escribir esto me estoy descojonando de risa (habla bien)).

A lo que voy. Este libro, Un mal principio, es el primero de una serie de literatura fantástica. Tuvo su réplica en el cine y quizá su éxito o su popularidad quedó eclipsado porque coincidió en el tiempo con Harry Potter, y la verdad es que hay un abismo entre ambas historias. No quiero decir que esta no cumpla, al contrario, es una muy buena historia, pero más por el planteamiento literario que por la originalidad de la trama. Pero no es el mundo de J.K. Rowling, no tiene ni de lejos su encanto.

Lo que más me ha gustado de la historia son las continuas interrupciones que se hace el narrador a sí mismo, explicando lo que significan determinadas palabras en el contexto en el que las usa. Es muy original y me ha sacado más de una sonrisa. En lo demás, esta saga cuenta las aventuras de tres niños, Violet, Klaus y Sunny Baudelaire. Viven felices con unos padres que los adoran, hasta que un día una desgracia se cierne sobre ellos: mientras están solos en la playa, disfrutando del día, se declara un incendio en su casa y sus padres mueren. Según el testamento, el pariente más cercano tendrá que ocuparse de ellos hasta que Violet, que tiene 14 años, sea mayor de edad y pueda gestionar la inmensa fortuna que les han legado sus padres.

Y ahí es donde empiezan los problemas.

El pariente más cercano (geográficamente) es el Conde Olaf, un ser extraño, malvado, que se las hará pasar canutas a los tres niños, porque las personas que los rodean parecen no darse cuenta de lo mal que están viviendo. Para hacerse con la fortuna y deshacerse de los niños cuanto antes, ideará un plan malvado que incluye chantajes sentimentales, engañar a una juez y una obra de teatro.

Una de las cosas más interesantes de esta novela es la caracterización de los personajes. Snicket (que en realidad es un seudónimo del verdadero autor) no deja mucho espacio a la imaginación del lector, sin ser pesado, da datos precisos de cómo son cada uno de ellos. En ese sentido, el malvado Conde Olaf será al que mejor lo presente, con ese halo de fantasía que es importante para una novela como esta y todos los detalles extraordinarios que lo rodean (incluidos sus amigos actores, que son también bastante... inquietantes).

Los lugares en los que transcurre la acción es imposible situarlos en un tiempo concreto, pues tan pronto hablan de carruajes de caballos por calles adoquinadas y antiguas mansiones con torres imperfectas (inclinadas) como aparecen elementos como unos walkie talkies o luz eléctrica. Es fantasía, así que cabe todo lo que podamos imaginar, y el público objetivo son niños, que no se van a cuestionar absolutamente nada en cuestiones de verosimilitud.

El autor pone a los protagonistas en constantes aprietos y el lector, sobre todo creo que si se trata de un lector adulto, disfruta con la lectura. Quizá es porque siempre deja un pequeño espacio para el humor un tanto oscuro o que desdramatiza todas las situaciones de aprieto en las que los coloca.

Si cae en vuestras manos uno de estos libros, aunque seáis adultos, no lo descartéis. Yo creo que merecen la pena.

2 comentarios:

  1. ¡Hola, Mayte! Yo vi la película (y no me canso de hacerlo en realidad) y me encantó. Disfruto mucho del humor negro y, aunque no me gusta reírme de las desgracias ajenas... a veces no se puede evitar. Si creo que la peli es una gran obra de arte, el libro seguramente sea hasta mejor jejeje. Si pudiera leerlo no lo descartaría, pero los descatalogados y yo no nos llevamos bien (porque no suelo encontrarlos, más que nada, y ahora mismo tampoco es que pudiera comprarlo >.<).

    Muy buena reseña, como siempre *-*

    Saludos <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora han hecho una serie. Estos libros suelen estar en las bibliotecas públicas. Son de una época de bonanza económica, no son difíciles de localizar.

      Un beso

      Eliminar

¿Me dejas tu reflejo?