viernes, 9 de agosto de 2019

POR QUÉ CREO QUE VALORAR LIBROS CON PUNTOS ES UN ERROR



Hace un rato he estado en un blog leyendo una reseña. Hay un libro que me apetece, pero lo quiero en papel y es caro, y como tengo una pila de pendientes me está entrando un cargo de conciencia horroroso comprármelo. Así que, por ver si valía la pena, me he puesto a ver qué se dice de él. Esto no es muy científico, la verdad. Sé que cada lector es un mundo, cada lectura depende, no solo de la novela, sino del propio estado de ánimo del lector, así que mi estudio no servía para nada.

Pero he llegado a otra conclusión.

En este blog, como en miles más, el final de cada reseña era una puntuación del 1 al 5. Incluso redondeando, había veces que era un 3,75  (que no tengo ni idea de cómo se llega a esta conclusión con un libro, pero bueno, no es a lo que iba).

A lo que iba es al tremendo error que creo que es valorar así.

Quien reseña una novela no tiene datos válidos para decirme si es un 1 o un 5. No los tiene porque en el arte no hay normas, todo depende de lo que se logre transmitir a quien está observando, ya sea una pintura, una escultura o, como este es el caso, un libro. 

A alguien puedes transmitirle un mundo de sensaciones, dejarlo maravillado, y a otro, con las mismas palabras, dejarlo frío como un témpano.

Además, creo que para puntuar hay que tener una formación enorme en literatura para valorar aspectos técnicos que, en la mayor parte de las reseñas que leo, no están. No se analiza el narrador, las metáforas, el tiempo o el espacio nada más que de una manera superficial, y de los personajes normalmente solo se juzga si han conseguido empatizar con ellos. Esta misma mañana, por ejemplo, hablaba con mis niños de segundo de ESO -los que tienen que recuperar en septiembre- sobre la novela histórica y les decía que muchas veces en esas novelas que aparentemente son de otra época se hace, a través de acontecimientos del pasado, una crítica del presente del autor, disfrazada en la ficción. Puede ser un modo de sortear épocas de censura, como sucedía con las obras teatrales de Buero Vallejo a mediados del siglo XX, o sencillamente porque el autor quiera establecer un paralelismo. Esto, por ejemplo, jamás lo he visto comentado, y sí lo he visto en libros que he leído. Muchísimas veces. Y eso, por ejemplo, no se valora porque estoy segura de que a muchos lectores se les pasa por alto, embaucados como están en la bonita historia que conduce la trama. En las emociones que provoca en ellos, que al final son las que deciden ese número al final de la reseña.

Veo más errores en esto de puntuar.

El principal, uno que me ha asaltado al leer, en este blog, son las puntuaciones que da a libros que yo he leído. Diferían mucho de mi percepción. Independientemente de que yo no pondría jamás un número, me estaban diciendo: "la novela X es mejor que la novela Y y por eso le doy más puntos". Y yo, habiendo leído ambas, no podía estar más en desacuerdo. Lo que me lleva a pensar que no puedo fiarme del criterio de ese blog, no solo porque no coincida con el mío, sino porque a la novela X resulta que yo le vi fallos graves de coherencia, una narración ramplona que se entretenía en contar más que en mostrar y una trama previsible que recalaba en todos los clichés, pero sin gracia, mientras que la Y me pareció un texto agradable, cuidado, delicado, con infinitos matices que se podían comentar y que dejaba de lado los tópicos para adentrarse por sendas menos transitadas, pero más certeras.

En ambos casos, era solo mi percepción la que estaba hablando... Mi manera de enfrentarme a la obra, mis sensaciones ante la contemplación del libro. Mías y de nadie más.

¿Sirve de algo entonces poner un número?

Para mí, esta claro que no. De hecho, leídas algunas de las reseñas, sin eso, no tendría que ponerle ninguna pega al contenido del blog. Entendidas como algo personal y subjetivo, sus reseñas eran perfectas. Respetuosas, sin spoilers, correctas.

Total, que al final de mi investigación, no sé si comprarme el libro o no.

5 comentarios:

  1. Buenas Mayte.
    Entiendo lo que dices y hay momentos en los que yo paso de puntuar en Amazon o Goodreads.
    Mis reseñas, al igual que mis puntuaciones hablan de mis sensaciones respecto a la lectura. Casi nunca, por no decir nunca, me pongo a evaluar la novela con los criterios que comentas, pues no tengo la formación adecuada. ¿Es justo? No lo sé, pero creo que todos los que se acercan a mi blog saben lo que se encontrarán y saben que hablo de sensaciones.
    A mí me pasa igual con el cine cuando oigo a los críticos.
    Y podría poner mil ejemplos literarios en los que mis sensaciones no van en consonancia con la grandeza técnica de la novela.

    Total, que te entiendo. Yo he vuelto a puntuar hace unas semanas por lo del Premio Amazon y por apoyar aquello que al leerlo me ha dado mejores sensaciones.
    Corto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es tan personal, que al final acaba siendo escasamente útil. Porque todos somos diferentes y nosotros mismos lo somos dependiendo del momento en el que leamos.

      ¡Un beso!

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo. Por eso te decía, los que te siguen o los que siguen mi blog ya saben cómo son mis valoraciones, se fían de ellas. Está claro que yo no puedo concordar con todos y esos no me seguirán o lo harán y harán lo contrario, jeje
      Salud

      Eliminar
  2. Muy cierto lo que dices.
    Yo no puntúo los libros. De hecho también procuro no calificarlos como bueno, pasable, entretenido...,entgre otras cosas porque no me considero nadie como para hacerlo, aunque si suelo definirlos como "recomendables" si así me lo parecen.
    Cierto que las valoraciones son subjetivas, pero para eso no hace falta cuantificarlas en números.
    Por lo demás me estoy dando cuenta de que últimamente hablo más de sensaciones (y de intentar "entender" lo que el autor ha querido transmitir más allá de la propia historia que cuenta). Me gusta jugar a buscar algo detrás de lo que se ve a simple vista, y prefiero que tanto los personajes como la trama se vayan definiendo en función de lo que dicen y hacen que por las propias descripciones del autor (por mas bellas y elaboradas que sean).
    En cuanto a la parte técnica... poco puedo aportar. Dejo eso a los que saben del tema. Yo me conformo con destacar lo que me gusta, aunque algunas veces no puedo (ni quiero) dejar de contar lo negativo.
    Soy consciente de que me mis opiniones llegan a poca gente, pero tampoco pretendo otra cosa. Me gusta leer y me gusta escribir, por tanto de vez en cuando escribo sobre lo que he leído. A quien le guste bien, y a quien no también.
    Saludos y perdona la parrafada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdóname a mí por no haberla visto antes. Tú haces unas reseñas espectaculares y sinceras. Yo las leo cuando tropiezo con ellas. Me gusta esa curiosidad más allá que tienes, hace ver los libros con otros ojos.

      Besos

      Eliminar

Si dejas tu comentario, entenderé que aceptas formar parte del reflejo de este espejo.